Necrológicas
EDITORIAL

Aportes de empresas a partidos, indicación inaceptable

En una actitud repudiable y que da cuenta de que mu-
[…]

Por La Prensa Austral jueves 2 de julio del 2015

Compartir esta noticia
60
Visitas

En una actitud repudiable y que da cuenta de que mu-
chos de los honorables parlamentarios no han aprendido nada de la profunda crisis de credibilidad y corrupción que enfrenta el país, ayer se conoció que la amplia mayoría de los integrantes de la comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento de la Cámara de Diputados resolvió introducir y aprobar una indicación al proyecto de ley sobre fortalecimiento de la democracia remitido al Congreso por el gobierno en respuesta a la hora de descrédito y falta de probidad que se vive.
El referido proyecto consideró parte del trabajo y la propuesta elevada por la comisión asesora presidencial anticorrupción, más conocida como comisión Engel, y fueron algunos de sus integrantes los que advirtieron sobre lo que estaba sucediendo al interior de la Cámara Baja.
La iniciativa original prohíbe que personas jurídicas con o sin fines de lucro realicen aportes a campañas y/o partidos políticos. Crea un nuevo sistema de financiamiento es-tatal.
Totalmente contrario a esto, nueve de los trece miembros de la comisión de Constitución (todos DC y PS) resolvieron cambiar el texto primigenio y permitir que empresas donen a los partidos por un monto máximo anual de UF500, algo así como unos 12,5 millones de pesos.
Ayer, el presidente de la referida comisión parlamentaria buscó explicar lo inexplicable, al señalar que se tratará de aportes de empresas fuera del tiempo de campaña. Añadió que se busca resolver un problema que tienen algunos referentes que poseen patrimonio en el mercado de capitales, aludiendo a sociedades inmobiliarias.
Lo cierto es que permitir el aporte de empresas a las colectividades políticas es incongruente con el propósito de establecer una desvinculación definitiva y real entre los negocios y la política. Insistir en aquello, aunque sea sólo a nivel de pequeñas empresas, es una actitud contumaz.