Necrológicas
  • María Antonieta Pérez Díaz
EDITORIAL

Atención preferente de salud para adultos mayores y discapacitados

Por La Prensa Austral viernes 21 de junio del 2019

Compartir esta noticia
99
Visitas

Tomar las medidas necesarias que aseguren una atención de salud preferente para adultos mayores y con discapacidad, persigue un proyecto de ley que se discute en el Parlamento.

El Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) cifra en 2,6 millones las personas sobre los 60 años que hay en Chile, es decir, el 15% de la población, con una esperanza de vida de 82 años para las mujeres y de 77 años para los hombres.

En razón de ello, se propone la convergencia entre el ámbito de la salud y las nuevas tecnologías, para ofrecer soluciones de comunicación preventiva frente al cambio demográfico chileno. Igualmente se advierte que en la comunicación en salud dirigida a adultos mayores, se ve a los destinatarios desde su heterogeneidad, por lo que en el caso de las personas en situación de discapacidad deberían recibir una atención prioritaria.

Ahora, si comparamos a Chile con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), nuestra oferta de atención en salud es insuficiente frente a la actual demanda de la población, en especial, en relación a las personas de tercera edad o en situación de discapacidad.

En ese sentido, se estima relevante establecer, como prioritario y como incentivo, que los adultos mayores con discapacidad cuenten con la Credencial de Discapacidad que otorga el Registro Civil, para que perciban beneficios por su condición.

No es menos cierto que cuando la espera es larga y los pacientes no cuentan con información, se arriesga un deterioro en su salud y se prolonga su sufrimiento.

Luego de que la Sala del Senado aprobara por unanimidad el informe de la Comisión Mixta sobre este proyecto, ahora, sólo resta que la Cámara de Diputados se pronuncie sobre la iniciativa para que ésta sea despachada por el Congreso y quede en condiciones de convertirse en ley. A partir de ese momento habrá un plazo de 6 meses para dictar un reglamento que regule cómo se materializará este derecho.

Ciertamente se trata de un gran avance que viene a favorecer a los mayores de 60 años, que deben soportar largas esperas para recibir un medicamento o para tener una atención de salud en los centros hospitalarios.

De este modo, se dignifica la atención en salud, aunque también es menester avanzar en otras medidas que van en esa dirección, como la entrega de medicamentos a domicilio en casos específicos.