Necrológicas
EDITORIAL

Aumento tarifario de la Epa

Por La Prensa Austral miércoles 6 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
95
Visitas

Sorpresa y rechazo causó entre los agentes navieros el anuncio efectuado por la gerencia de la Empresa Portuaria Austral (Epa) en cuanto al aumento de las tarifas en el marco de su plan estratégico 2018-2022.

La compañía argumenta que este aumento en los precios de los servicios busca optimizar sus operaciones en lo que respecta al período señalado y rentabilizar las inversiones contempladas. Entre las obras a financiar con esta alza está la segunda etapa de la ampliación del muelle Prat.

Los ejecutivos de distintas agencias navieras expresaron su molestia por este incremento e hicieron ver que éste no se condice con el estándar operativo y de infraestructura portuaria que ofrece la Epa.

Desde el 1 de marzo, ya se aplicó un reajuste de entre un 12% a 15% respecto del acopio y de un 20% al suministro de combustible y agua. A partir del 1 de julio próximo, los precios de muellaje y transferencia de carga subirán un 15% y un 5%, respectivamente. A contar del 1 de septiembre, a los cruceros se les recargará por pasajero, pasando de 13 a 15 dólares.

Para justificar este incremento, la gerencia de la empresa ha esgrimido, entre otros aspectos, la baja tasa de rentabilidad sobre su patrimonio que exhibe respecto de la que ostentan otros puertos del sistema público y privado.

Empero, para varios servicios prestados y por el tipo de embarcaciones -como las científicas y turísticas- los principales puertos de comparación no son los del resto del país, sino de ciudades argentinas como Ushuaia e, incluso, Montevideo (Uruguay).

Resulta sumamente fácil en una condición cuasi monopólica mejorar la rentabilidad incrementando los precios de los servicios. Sin embargo, lo que se debería hacer es atraer más naves para, de esa manera, aumentar los ingresos de la empresa y así rentabilizar la inversión tal como se pretende.

Nuevamente con este tipo de medida se pone en jaque o queda en entredicho la pretendida vocación antártica y el desarrollo turístico de Punta Arenas.