Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
EDITORIAL

Auspiciosas expectativas gasíferas

Hace unos años que la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) en Magallanes optó por estudiar e iniciar prospecciones en torno a los denominados gases no convencionales (shale gas y tight gas).
[…]

Por La Prensa Austral viernes 5 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
232
Visitas

Hace unos años que la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) en Magallanes optó por estudiar e iniciar prospecciones en torno a los denominados gases no convencionales (shale gas y tight gas).

Esto, como resultado de la profunda crisis gasífera que afectó a la zona y que derivó, entre otros conflictos, en el movimiento social de enero de 2011, cuando el entonces gobierno de Sebastián Piñera quiso introducir una fuerte alza en el tarifario domiciliario e industrial en Magallanes.

Hoy, estas exploraciones y la ingente inversión que ha realizado la estatal, sobre todo, en los dos últimos años están dando resultados.

En recientes declaraciones a propósito de los 70 años de la empresa, el ministro del ramo y la gerencia general de la compañía afirmaron que Enap puede dar seguridad de que habrá suministro gasífero para los próximos 20 años.

Ahora se dio a conocer un informe del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) que detectó cuantiosas reservas de gas no convencional, equivalentes a más del doble de lo producido en la zona desde 1945.

Las cifras que se barajan son de 8,3 trillones de pies cúbicos (TCF), lo que se puede comparar con los 4,2 TCF que se produjeron en los últimos 70 años para que el lector tenga una referencia de la magnitud del hallazgo.

Así, el citado servicio norteamericano realiza proyecciones respecto de las reservas técnicamente recuperables de tight gas, sobre la base de información específica de la cuenca y los resultados productivos de los pozos de este elemento.

De reafirmarse estos informes y de realizar un trabajo de prospección y producción prolijo por parte de la estatal, se estaría ante un escenario muy auspicioso para Magallanes, ya que no sólo permitiría garantizar el suministro gasífero para varias décadas, sino pensar en nuevas líneas de negocios. Se habla de un polo petroquímico en la zona y de un potencial envío de este recurso natural al resto del país.