Necrológicas
  • Mirta Simeone Miranda
  • Oriana Yutronic Puelma
  • José Alejandro Andrade Caileo
EDITORIAL

Brecha de género, poco avance

Por La Prensa Austral lunes 6 de mayo del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
36
Visitas

Las mujeres siguen siendo la mayoría en la población chilena, con un 52,4% frente al 47,6% de varones. Pese a ello, persiste la brecha de género y el análisis de estadísticas y sondeos revela que poco se ha avanzado.

Un reportaje periodístico realizado teniendo en cuenta los datos que arroja la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) hizo ver que, por ejemplo, esta mayoría demográfica no se traduce en un acceso equitativo al ingreso.

En efecto, el 74,8% de las personas que carecen de ingresos propios son mujeres, es decir, tres de cada cuatro personas que están en esta categoría.

También existe un predominio femenino entre las personas que no estudian ni trabajan (“ninis”). En el segmento etáreo entre 15 y 29 años, 7,9% corresponde a hombres “ninis”, mientras que las mujeres representan el 17,5%. La cifra es peor si se estudia el primer quintil, es decir, el grupo socioeconómico de menores ingresos, pues allí el 28,4% de mujeres jóvenes permanecen sin estudiar ni trabajar.

Sin embargo, desde el Observatorio de Género y Equidad se advierte que tales estadísticas son engañosas, pues las “ninis” femeninas están relacionadas con la calidad de mujeres que no trabajan remuneradamente ya que tienen que quedarse en casa al cuidado de hijos o adultos mayores enfermos o dependientes.

Hoy cuatro de cada diez hogares tiene a una mujer como jefa, frente a lo que ocurría en la década de 1990, cuando esta proporción era de dos a diez.

Pero, en esto se tiene que reparar que, a la luz de la Casen, el 73,4% de los hogares liderados por una mujer son monoparentales.

Así y en términos generales, es ostensible que la mujer es la protagonista de la que se denomina pobreza multidimensional y que ni las políticas públicas ni las transformaciones legales y sociales han sido suficientes para estrechar la brecha de género en Chile.