Necrológicas
  • María Elena Barticevic de Rodas
EDITORIAL

¿Capital Americana de la Cultura o de la Incultura?

Por La Prensa Austral jueves 3 de enero del 2019

Compartir esta noticia
88
Visitas

En el marco de la conmemoración de los 500 años de la expedición de Hernando de Magallanes que conllevó a la primera vuelta al mundo, el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich, realizó gestiones para que la ciudad sea declarada Capital Americana de la Cultura.

La organización Capital Americana de la Cultura es miembro del Bureau Internacional de Capitales Culturales y se creó para promover internacionalmente la ciudades americanas y establecer puentes de cooperación entre ellas y con otras localidades designadas como tales en el resto del mundo.

Esta entidad está acreditada ante la Organización de Estados Americanos (Oea) y posee el reconocimiento del Parlamento Latinoamericano y del Parlamento Europeo.

Con los primeros albores de este año, comenzó la cuenta regresiva para que Punta Arenas se transforme el año 2020 en la Capital Americana de la Cultura. Con tal designación, la ciudad será promocionada en más de 30 países, principalmente a través de Antena 3 Internacional, que es, desde 2001, el primer canal televisivo oficial de este evento. La audiencia potencial es de 90 millones de espectadores.

A esto se suma el canal de TV Discovery Channel, que es el principal proveedor de entretenimiento las 24 horas del día en Latinoamérica.

Tal designación se trata, sin duda, de una gran oportunidad para mostrar la ciudad y sus atractivos naturales, patrimoniales y culturales.

Sin embargo, este esfuerzo alcaldicio no está siendo sopesado por la comunidad y, en particular, por aquellos que persisten en dañar los edificios, monumentos y espacios públicos, principalmente a través de rayados.

Lo sucedido con el rayado que se hizo a la reciente instalación de las letras conmemorativas de los 500 años en plena Costanera resulta incomprensible. ¿A quién se le pudo haber ocurrido hacer algo así? La misma pregunta cabe para todos aquellos que sin mayor conciencia ni cuidado por la ciudad siguen ensuciando los espacios públicos y botando basura y escombros por doquier.

Parece que, mientras queremos mostrarnos como la Capital Americana de la Cultura, una parte de los habitantes de la ciudad se comporta en forma inculta y persiste en afear a Punta Arenas, sin que haya una razón valedera.