Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo
EDITORIAL

Centro logístico para abastecer bases argentinas en la Antártica

Por La Prensa Austral domingo 25 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
116
Visitas

La prensa argentina consignó ayer una noticia que debe ser tenida en cuenta por todas las autoridades chilenas y, en particular, por quienes asumirán el nuevo gobierno tanto en La Moneda como en la intendencia magallánica.

En el marco de los actos conmemorativos de los 114 años de la presencia argentina en el continente blanco, se anunció la decisión de ese gobierno de levantar un centro logístico en Ushuaia para abastecer a las bases antárticas, tanto de la referida nación como de otras establecidas en dicho territorio.

Se explicó que con ello se quiere transformar a Ushuaia en un polo de abastecimiento internacional, potenciándola en un puerto natural de entrada para que todas las naciones que están en la Antártica partan desde dicho punto a realizar sus labores, encontrando en la ciudad argentina todo lo que requieren para trasladarse, vivir, investigar y trabajar en el continente helado.

Como nos tiene acostumbrada Argentina en aspectos de poblamiento y desarrollo de la Patagonia, se trata de palabras mayores.

Hay que sopesar que el anuncio lo realizó el ministro de Defensa, subyaciendo en la medida un fuerte componente soberano. De hecho, se deslizó que la creación del polo logístico en Ushuaia permitirá a Argentina echar pie atrás a su fallida política de afianzar su presencia en los mares atlánticos del sur desde el revés sufrido en la guerra de las Malvinas/Falklands, en 1982. Aquello, porque están viendo cómo otras naciones, entre ellas Gran Bretaña, Estados Unidos y Brasil, están dominando en dicha zona que los argentinos consideran su territorio.

¡Cuánto debemos aprender de las políticas argentinas en aspectos revelantes como la proyección antártica! En Chile, las instituciones involucradas en esta temática, entre ellas las propias Fuerzas Armadas, siguen tímidamente ciñéndose a las formalidades que imponen los tratados internacionales y eluden plantear derechamente cuestiones como la ocupación de los territorios y el afianzamiento de la soberanía chilena.