Necrológicas
EDITORIAL

Coherencia entre el discurso y la acción

Por La Prensa Austral sábado 24 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Asumiendo los cambios sociales y culturales, el aparato del Estado y los gobiernos, en particular, deben ir haciéndose cargo de las nuevas realidades e impulsar las reformas legales pertinentes, así como establecer políticas y campañas que tengan discursos ad hoc.

Es así como en la última década, desde las administraciones gubernamentales se ha asumido con mayor fuerza el desafío de luchar por la equidad de género, lo que conlleva un sinnúmero de temáticas y aspectos.

Si bien el primer paso se dio con la creación del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) durante el gobierno de Patricio Aylwin, se quiso ir más allá en 2015 dándole la calidad de ministerio a este organismo.

Hoy el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género es el encargado de colaborar con el Presidente en el diseño y coordinación de las políticas públicas, siempre con el objetivo de ir reduciendo las brechas y eliminar todo tipo de discriminación arbitraria contra este segmento poblacional.

Pero, la acción del Estado y sus representantes tiene que ser coherente y esto sólo se da si el discurso político se condice con las acciones y medidas que se adoptan. Este imperativo recae, además, sobre aquellos a los que se les ha dado la responsabilidad de representar estos lineamientos y tareas gubernamentales, como son los ministros.

Por eso, en el caso del referido ministerio se espera que su titular sea la primera en dar el ejemplo y en tratar con respeto a las mujeres, como lo hizo ver el Colegio de Periodistas en la declaración emitida ayer.

Los tiempos son más exigentes que antaño. Un comentario o conducta inadecuados resultan poco felices.