Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
EDITORIAL

Compatibilización de la vida laboral y familiar de las mujeres

Por La Prensa Austral jueves 2 de noviembre del 2017

Compartir esta noticia
66
Visitas

El Instituto Nacional de Estadísticas entregó recientemente su último informe sobre la tasa de desocupación del trimestre julio-septiembre, que dejó en un 4,2% el desempleo en Magallanes y, puntualmente, en un 2,9%, el femenino.
Estos indicadores deben ser tenidos en cuenta al momento de analizar la inserción de las mujeres en el mercado laboral, pues aún persisten muchos factores socio-culturales y económicos que dejan fuera de la fuerza de trabajo a un número importante del segmento femenino, principalmente debido a que siguen asumiendo los roles de cuidado de los hijos y de la administración del hogar.
Cada año se avanza más en la capacitación de las mujeres para su incorporación en el mundo del trabajo remunerado, así como aumentan las políticas y programas de apoyo para que éstas desarrollen pequeños y medianos emprendimientos por cuenta propia. Igualmente, se percibe una mayor distribución de las tareas domésticas en la pareja.
Pero todavía el desempeño femenino en la esfera laboral está marcado por las recriminaciones socioculturales. En efecto, la Encuesta Nacional Bicentenario 2017 (UC-Gfk Adimark) arrojó que, aunque el 63% de los consultados cree que la mejor manera de lograr la independencia de la mujer es que ésta tenga un trabajo remunerado, el 52% cree que la familia se descuida si ésta tiene un trabajo de tiempo completo.
Todos los estudios y las experiencias internacionales demuestran que el trabajo femenino es indispensable para el desarrollo integral de las mujeres y para el bienestar de cualquier hogar.
Sin embargo, es evidente que en nuestro país aún se tiene que avanzar mucho en la distribución de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, a fin de que tanto hombres como mujeres sean independientes -económicamente hablando-, aporten a sus hogares y no descuiden la vida familiar.