Necrológicas
  • Ana Julia Berrios
  • Juan Castillo Valdebenito
EDITORIAL

Conducir distraído mientras se manipula un celular será castigado como falta gravísima

Por La Prensa Austral viernes 2 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
80
Visitas

Es una práctica habitual que muchas personas hablen por teléfono celular mientras conducen un automóvil.

La Comisión de Transportes del Senado se encuentra ad portas de votar la norma que transforma de grave a gravísima la sanción por conducir mientras se manipula un teléfono móvil.

La Ley de Tránsito establece en la actualidad como contravenciones graves una serie de faltas, entre ellas la de conducir haciendo uso de un teléfono celular u otro aparato de telecomunicaciones, salvo que se efectúe por un sistema de manos libres.

Todas las investigaciones coinciden en que hablar por teléfono mientras se conduce reduce el tiempo de reacción en alrededor del 10 por ciento en el frenado y en un 20 por ciento en términos de acelerar después de frenar.

La idea central del texto legal iniciado en moción, es que la conducción y la manipulación de un celular a la vez pase de ser una infracción grave a gravísima, es decir, se deba cancelar 1,5 a 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) (entre 73 mil pesos y fracción a 147 mil pesos y fracción) Además esto implica que no se puede acceder a rebaja en la cancelación de la multa, lo que sí se aplica en el caso de faltas de menor cuantía; y se traduce en la suspensión de la licencia de conducir de 5 a 45 días.

Al respecto, Conaset entregó algunas estadísticas. El año pasado hubo 1.507 fallecidos a nivel país producto de accidentes de tránsito, lo que está dentro de los parámetros anuales. La causa más frecuente de siniestros y de fallecidos es la imprudencia del conductor. En relación a esta conducta, en 2018 hubo más de 41 mil accidentes vehiculares, 401 fallecidos y 22 mil lesionados.

Un estudio realizado en 2017, determinó que el 11% de los conductores revisa el celular mientras conduce y un 4% habla sin manos libres. Ahora, el riesgo de accidente sube 4 veces cuando se habla por celular en la conducción y que los efectos de la distracción están a la par de lo que ocurre cuando se maneja bajo la influencia del alcohol.

Asimismo el informe de Situación Mundial de Seguridad Vial de 2018 indicó que no sólo hablar usando dispositivos móviles mientras se conduce es una conducta de riesgo, sino también textear (responder correos electrónicos, mensajes de texto o whatsapp, por ejemplo) De hecho se estimó que hacerlo, aumenta 23 veces el riesgo de accidente y rebaja la capacidad de reacción en un 50%.

Sin duda, la multa debería ser la opción final a la que debería recurrir la autoridad para sancionar a quienes no acatan la normativa, pues ante todo tendría que primar el buen comportamiento de los ciudadanos, concientes de que una actitud como ésta no sólo pone en riesgo la integridad propia, sino también la de los peatones y la de los otros conductores. No obstante, en la mayoría de los casos esto último no ocurre, de ahí la importancia de alcanzar un cambio de hábitos.