Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez
EDITORIAL

Conjuntos habitacionales, la historia se repite

Por La Prensa Austral lunes 13 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
90
Visitas

Aunque sea una frase cliché, no por ello resulta cierto que el anhelo de la casa propia resulta el principal sueño de una pareja recién constituida y su grupo familiar.

Tan cierto como aquello es que no todos los casados y convivientes, las familias lideradas por padre y madre o monoparentales disponen de recursos económicos como para afrontar el gasto que implica acceder a un crédito o cancelar al contado para obtener una vivienda propia.

Es, por esto, que desde el Estado se han diseñado una serie de subsidios que buscan hacerse cargo de esta realidad y de problemas anexos a ella, como son el hacinamiento y los allegados.

Paralelamente y aún disponiendo de estos instrumentos estatales, resulta para muchas familias un camino pedregoso el postular y recibir, después de largos años, las llaves de sus viviendas.

En tal contexto, es que provoca indignación que, a poco de llegar a la casa o el departamento nuevos, sus habitantes tengan que sufrir otra odisea: los problemas estructurales y de construcción de estas dependencias.

La reciente voladura de techos de un conjunto habitacional relativamente nuevo -en una ciudad que se caracteriza precisamente por sus fuertes vientos-, la presencia de excesiva humedad en las paredes, el desnivel de los pisos y el pronto deterioro de las paredes externas de estas construcciones recién inauguradas parece, simplemente, un mal chiste.

Y, lo que resulta altamente sorprendente, es que, pese a las denuncias públicas, ni los organismos mandantes ni las empresas ejecutantes reaccionan en forma proactiva desde un inicio. Es más: muchas veces tanto los unos como los otros se manifiestan ofendidos ante los cuestionamientos ciudadanos que recoge la prensa local.

Nuevamente, surge aquí la crítica a los profesionales encargados de levantar las bases de las licitaciones, a los ejecutivos de las empresas y sus respectivos encargados de las obras adjudicadas y a los fiscalizadores de los organismos gubernamentales.