Necrológicas
EDITORIAL

Contaminación y fondos marinos (II)

Por La Prensa Austral lunes 25 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
70
Visitas

El medio marino está compuesto por una incalculable cantidad de organismos y de ambientes, los que aportan en términos biológicos y ecológicos. De esta vida, la menos auscultada es la de los fondos marinos.

Se ha acuñado el término ‘bosque animal marino’ para referirse a la estructura más extensa del planeta, que corresponde al 70% de su superficie.

No se trata de un tema más. En el mundo, sólo se conoce el 5% de lo que existe en el fondo del mar, en términos biológicos y de comunidades, y los expertos advierten que la actividad humana está dañando su capacidad de recuperación.

En nuestra edición dominical, en el suplemento Ciencias entregamos antecedentes sobre el trabajo del Dr. Américo Montiel del Instituto de la Patagonia de la Universidad de Magallanes (Umag), que contó con el aporte de ex alumno de Magíster, Dr. César Cárdenas (Inach). Parte de sus conclusiones fue incluida, por primera vez, en una publicación de la editorial científica más importante a nivel mundial: Springer-Nature.

Los magallánicos no pueden cerrar los ojos y soslayar que lo que ya se ha constatado en otras latitudes no esté pasando acá. Este tema es de capital importancia, pues los ‘bosques animales’ proporcionan servicios ecosistémicos como alimento, protección y actúan como viveros para la fauna marina. Pero, además, son vitales en los ciclos marinos.

El calentamiento global, la acidificación de los mares, la pesca destructiva y deprededora, la acuicultura descontrolada, la explotación de hidrocarburos y la urbanización del litoral, entre otros, están apresurando un colapso.

Nuestra región está íntima e indisolublemente ligada con el mar, teniendo, además por su privilegiada latitud, las áreas subantártica y antártica. Por ello, buena parte de la comunidad científica local debería desplegar esfuerzos por desentrañar lo que allí sucede y en qué forma los agentes destructivos están dañanado su equilibrio ecológico, hipotecando el futuro de la zona y de sus habitantes.