Necrológicas
  • Mirta Simeone Miranda
  • Oriana Yutronic Puelma
  • José Alejandro Andrade Caileo
EDITORIAL

Convención de Mujeres Indígenas en la Patagonia

Hace unos días, Punta Arenas fue sede de la Convención de Mujeres Indígenas en la Patagonia, que contó con la presencia de autoridades y representantes de los pueblos originarios de Chile y Argentina.
[…]

Por La Prensa Austral martes 15 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
71
Visitas

Hace unos días, Punta Arenas fue sede de la Convención de Mujeres Indígenas en la Patagonia, que contó con la presencia de autoridades y representantes de los pueblos originarios de Chile y Argentina.
La instancia resultó un ejercicio interesante, en cuanto permitió un acercamiento entre las mujeres y representantes de los distintos pueblos originarios que existen en todo el territorio patagónico.
Si bien hay un reconocimiento a los pueblos indígenas y se ha avanzado en admitir que muchos de ellos fueron brutalmente cercenados o exterminados producto de los procesos de conquista e inculturación o aculturación, sigue siendo aún escasa la conciencia respecto del impacto de los etnocidios y despojo de sus creencias, lengua y costumbres.
En este aspecto, los pueblos originarios siguen siendo mar-ginados y, entre todos, las mujeres resultan ser las más olvidadas, excluidas y violentadas.
Por ello, la Convención de Mujeres Indígenas fue un momento para reunir a las exponentes de diversos pueblos, propiciar el diálogo y un sano intercambio sobre el rol que cumplen y les cabe en la actualidad, tanto como los aportes que pueden realizar en los ámbitos social, económico, político y cultural.
También fue una oportunidad de ver en qué forma el Estado puede y debe acompañar es-
tos procesos.
Fue importante que el en-cuentro se haya planteado sin fronteras, pues, para la mayoría de los indígenas, éstas no existen, sino que fueron impuestas a la llegada de los españoles.
Se trata así, más bien, de comunidades que hoy tienen erróneamente el calificativo de binacionales, siendo que ellas se formaron a través de la Patagonia y la inmensidad de su territorio terrestre y marítimo.
Cuando se habla que aún los pueblos indígenas son marginados, siempre se debe tener en cuenta que las mujeres originarias son doblemente discriminadas, por género y por étnia.