Necrológicas
  • Carlos Muñoz Almonacid
  • Tito Hiliberto Altamirano Altamirano
  • Eduardo Gómez Formantel
EDITORIAL

Coronavirus y toque de queda

Por La Prensa Austral martes 24 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Desde que se notificó el primer contagiado con coronavirus en el país, Chile ha debido lamentar la muerte de una segunda persona, mientras la cifra de infectados se empinó por sobre los 740 casos.

En Magallanes, cada día se suma un contagiado más y el último reporte cifró en seis los pacientes que han dado positivo. La trazabilidad mantiene a un grupo de 300 personas bajo seguimiento.

El avance de la enfermedad, sin duda, ha provocado inquietud en la población, amén del sinnúmero de efectos negativos que está teniendo sobre la vida familiar, laboral y social, marcada por el aislamiento y la limitación de los desplazamientos.

Temor al contagio, a quedar sin suministros básicos y, en no pocos casos, a ser despedido producto del impacto económico forman parte de estas preocupaciones. Fracasar en los emprendimientos iniciados, no poder responder oportunamente con los compromisos de pago e incrementar el endeudamiento personal y de las Pymes son otro conjunto de inquietudes que agobian a muchos magallánicos.

En este contexto y producto de la presión de amplios sectores, recién este domingo el gobierno resolvió aplicar otro paquete de medidas más drásticas, como lo han sido el toque de queda y la cuarentena total para algunas localidades, como Puerto Williams.

Al ser una ciudad relativamente pequeña, Punta Arenas sobrellevó bastante bien el toque de queda durante la primera jornada, sin mostrar los problemas surgidos con servicios como el metro en la Región Metropolitana.

Así, el primer balance regional ha sido positivo, ya que la gente ha respetado la hora límite para andar en las calles y trasladarse de un lugar a otro.

Sin embargo, esta medida ha tenido como punto negativo la extrema lentitud en el trámite de obtención de los salvoconductos. No puede ser que la gente que debe trabajar en horarios nocturnos tenga que gastar más de una hora de su tiempo en hacer una fila para ser atendida en las comisarías designadas, toda vez que el sitio en línea dispuesto ha sido ineficiente.