Necrológicas
  • Ramón Vargas García
  • José Yáñez Barrientos
  • Armando Vidal Cubate
EDITORIAL

Danza Educativa y el arte como herramienta de inclusión

Por La Prensa Austral martes 4 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
35
Visitas

Hoy, hablar de inclusión está de moda. De hecho, un rápido análisis a todos los discursos públicos debería arrojar que esta palabra está citada, al menos, una vez en cada pronunciamiento oficial.

Sin embargo, hace quince años pocos se referían a ella y menos entendían su significado e importancia. Por eso, parece pertinente extrapolar una enseñanza de Jesucristo, en su parábola contra los falsos profetas, en la cual recalca que las personas que asumen un discurso, son coherentes con él y, por ende, actúan bien tendrán buenos resultados. “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos?” (Mateo capítulo 7, versículos 15 al 19).

Hace quince años, el conocido maestro Oscar Carrión apostó por el arte como herramienta de inclusión. La dirección de aquel entonces de la Casa Azul del Arte creyó en este proyecto y lo sigue haciendo. El sábado recién pasado, se realizó una nueva gala del grupo Danza Educativa, conmemorando el 15º aniversario de este ballet.

Carrión hizo suyo el predicamento de que el arte es para todos y que cada persona tiene la necesidad de expresarse, desarrollar sus talentos y de poder contar con herramientas para apreciar las distintas manifestaciones artísticas.

Esta universalidad es la que lleva a establecer que el arte puede ser usado como estrategia para una enseñanza inclusiva e intercultural.

Carrión creyó en aquello y conformó un elenco con personas con capacidades diferentes, cuyas edades fluctúan entre los 22 y 44 años. A ellos, con paciencia y esmero, les ha enseñado diversas técnicas y les ha permitido desarrollar sus potencialidades.

Con esto, paradojalmente, dio visibilidad a un grupo de personas que estaban relegadas y sin espacio en nuestra sociedad y los puso sobre un escenario, creyendo en que todo hombre y toda mujer tienen el derecho de aprender y de expresarse.

Por sus frutos los conoceréis. Todo buen árbol da buenos frutos.