Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Peter Eladio Frías Gómez
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • María Patricia Vargas Fuentes
EDITORIAL

Denuncias de agresiones sexuales en colegios

Por La Prensa Austral jueves 24 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
84
Visitas

La agresión verbal, emocional, física y sexual tiene que ser desterrada, resistida y denunciada, pues se trata de tipos de violencia que descomponen el tejido social y que dañan, en la mayoría de los casos, en forma indeleble a quienes la sufren.

En nuestra sociedad, este tipo de agresiones se ejerce en desmedro principalmente de los niños y de las mujeres, a raíz de concepciones culturales y conductas inadecuadas que han sido amparadas o, al menos, justificadas.

Pero, se ha evidenciado una mayor conciencia sobre lo inapropiado de aquellas conductas y que se tienen que promover con mayor fuerza los derechos de los menores y de las mujeres.

Es, en este contexto, que poco a poco se han ido levantando las voces para denunciar estas situaciones y, sobre todo, se han ventilado casos de violencia sexual.

El escándalo que cruza a la Iglesia Católica, las denuncias de acoso sexual en diversas universidades y las últimas marchas callejeras son una muestra de aquello.

La igualdad de hombres y mujeres y el respeto debe aprenderse desde los primeros años de vida y, sobre todo, tiene que vivirse cotidianamente en los hogares y en los colegios.

En los jardines infantiles y en los establecimientos educacionales, los menores y jóvenes deben tomar conciencia de esto y convivir sanamente entre ellos y con los adultos que forman parte de los sistemas educacionales.

Es, por ello, que parece inconcebible que sea allí donde se ejerza violencia sexual contra los niños y adolescentes y entre ellos. Un reciente informe presentado por la Superintendencia de Educación alertó sobre el crecimiento, en un 32%, de las denuncias de este tipo de agresiones en los colegios.

Quizás lo único salvable, entre comillas, es que este informe deja a Magallanes como la región con menos denuncias, aunque respecto de esto se puede aplicar más de algún dicho popular.

Pero, al menos, esto debe alentar a nuestros establecimientos a tomar medidas y establecer resguardos para seguir evitando estas agresiones, tanto como protocolos de acción que operen cuando se produzca alguna denuncia.