Necrológicas
  • Emilio Mendoza Silva
  • Enrique Aguayo Concha
EDITORIAL

Desmedido consumo de alcohol: ¿quién le pone freno? (I)

Por La Prensa Austral viernes 19 de julio del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Los reiterados accidentes de tránsito, algunos, incluso, con consecuencias fatales, y hechos de violencia callejeros y doméstica, donde el denominador común suele ser coincidente: el desmedido consumo de alcohol, han venido marcando la agenda noticiosa en el último tiempo en Magallanes.

Estudios del Senda revelan que en Chile, una de cada dos personas mayores reconoce haber consumido alcohol alguna vez en el último mes, transformando a esta droga lícita en la más consumida en el país.

Una encuesta aplicada a estudiantes de educación superior en 2018, estableció que dos de cada tres universitarios (68%) asegura haber consumido alcohol en el último mes. Empero, mayor preocupación reviste la alta prevalencia en la ingesta de bebidas alcohólicas en adolescentes entre los 12 y 18 años.

Estas preocupantes cifras, sin duda, deben constituir un claro llamado de atención a toda la sociedad magallánica. Pero no sólo eso; es decir, un discurso general sin atribuir culpabilidad. Por el contrario, que muchos jóvenes abusen del alcohol -incluso a temprana edad- es un asunto que tiene responsables.

Es cierto: en la familia es donde los menores de edad tienen que recibir la orientación primaria que les permita mantenerse alejados de un consumo abusivo de alcohol, principalmente mediante un diálogo abierto con sus padres y a través del un buen ejemplo por parte de éstos. No obstante, también hay otros culpables.

Cuesta comprender que mientras las autoridades realizan diversas campañas preventivas, los jóvenes accedan fácilmente al alcohol en el comercio, tanto el que compran en locales de expendio como el que consumen en algunos recintos nocturnos. Los dueños de estos negocios deben comprender que no pueden lucrar a cualquier precio; que tienen que respetar la legislación que impide el ingreso de menores de edad a sus locales y que se les venda alcohol.

En la última sesión ordinaria del Concejo Municipal y a propósito del proceso de renovación de patentes de alcoholes, uno de los ediles puso sobre la mesa un dato que era vox populi: el negocio de las botillerías con reparto a domicilio.

Es aquí cuando surge el cuestionamiento directo a algunos comerciantes, quienes no toman conciencia de su actitud irresponsable y del daño que ayudan a provocar, y donde Carabineros tiene mucho por hacer para frenar esta descontrolada venta de alcohol.