Necrológicas
  • Juan Ramón Cárdenas Navarro
  • Alejandro Barría Barría
  • Antonella Milagros Cárdenas Mancilla
  • José Olivero Alvarez Zúñiga
EDITORIAL

Despidos de funcionarios públicos

Por La Prensa Austral domingo 2 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
350
Visitas

La incertidumbre se adueñó por una semana de los miles de funcionarios del sector público y fueron, de hecho, días poco felices al llegar la fecha del 30 de noviembre, límite para que se comunicara la renovación o no de los contratos bajo la modalidad de honorarios.

A lo largo de todo el país, fueron miles los trabajadores a los cuales se les comunicó el cese de sus funciones y/o sólo una renovación parcial.

Hasta el viernes, los exonerados superaban los 2.500 y se registraron casos de ciertos servicios, como el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, donde el 27% de la dotación fue finiquitada.

En Magallanes, se vivió un viernes negro al llegar al contabilizarse 40 despidos en las distintas reparticiones públicas.

Todo esto hizo que se ironizara, desde la Anef, el eslogan “tiempos mejores” que ha caracterizado a los gobiernos de Sebastián Piñera. La presidenta regional de esta asociación sentenció: “No hay tiempos mejores para los trabajadores del Estado”.

En el Congreso, diversos parlamentarios cuestionaron este proceso y llegaron a hablar de una verdadera “razzia política”.

Lo irónico es que, en este caso, la mayor parte de las desvinculaciones pareciera –según se denuncia desde la Anef- no haber seguido el instructivo emitido por el ministro de Hacienda a todas las reparticiones, en el cual pide mesura y una evaluación objetiva al momento de determinar los despidos.

Esto hace prever que la forma en que se ha procedido será un verdadero boomerang para el gobierno, ya que, seguramente, se judicializarán cientos de despidos al  interponerse demandas.

Más allá de este gobierno, lo cierto es que ninguna de las últimas administraciones ha cumplido con su promesa de generar las condiciones para dar mayor estabilidad laboral en el sector público, siendo el Estado el peor empleador por el abuso de los contratos esporádicos y la precariedad de los puestos.