Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz
EDITORIAL

Destrozo de señaléticas de tránsito y semáforos

Por La Prensa Austral martes 12 de septiembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
65
Visitas

En la antigua maestranza municipal que se ubicaba en villa Las Nieves, se arruman las señaléticas de tránsito y semáforos destruidos que han sido colisionados por vehículos a causa de las malas condiciones climáticas, la conducción bajo los efectos del alcohol y/o drogas, dirigir los autos sin respetar las instrucciones viales u otras circunstancias.
Además, un número importante de estos elementos resulta destruido sencillamente por la acción vandálica de antisociales que no hallan nada mejor que pintar o destrozar estas señaléticas.
Según el informe de la dirección de Tránsito de la Municipalidad de Punta Arenas, cada día lunes sus funcionarios recogen entre 20 y 25 señales dañadas por las causas antes indicadas. Frente a las festividades que se avecinan, se hizo ver que el año pasado sólo durante los días de Fiestas Patrias se destruyeron entre 40 a 50 señaléticas debido a que muchos jóvenes consideran divertido ir por las calles rompiendo estos indicadores.
Más allá del daño cotidiano que estas personas y los conductores imprudentes ocasionan a estos elementos, se tiene que considerar el costo que esto reporta para la municipalidad. Se calcula que se deben invertir entre 50 millones a 100 millones de pesos anuales en la reposición de señaléticas y semáforos en Punta Arenas, montos que, claramente, podrían ser destinados a otros fines como, por ejemplo, el hermoseamiento de la ciudad y la forestación de ella.
Nuevamente, estamos frente a un problema de educación, toda vez que el vandalismo se va extendiendo y adquiriendo como una conducta normal para un segmento importante de la población adolescente y juvenil de algunos sectores de la urbe.
De igual forma, en este tema y en otros que se relacionan con los accidentes vehiculares, violencia intrafamiliar y otros delitos es esencial que, desde la niñez, se enseñe que beber en forma desmedida y drogarse no es aconsejable y que no se debe conducir bajo los efectos del alcohol o de sustancias psicotrópicas o estupefacientes.