Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo
EDITORIAL

Deuda histórica al Magisterio

Por La Prensa Austral domingo 4 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Hace más de una década un grupo de senadores de todas las bancadas políticas del país aprobó por unanimidad un proyecto de estudio y proposición para que se dé solución en forma definitiva, considerando las posibilidades del erario nacional, al pago de la deuda que el Estado de Chile adquirió con muchos profesores del país a contar del año 1980, por el no pago oportuno por parte de los municipios del decreto Ley 3.551 y que con el paso del tiempo se ha convertido en la llamada deuda histórica al Magisterio de Chile.

Los docentes acusan que el profesorado del país fue traspasado arbitrariamente al sector municipal, medida que provocó un enorme daño en los salarios de miles de maestros y que por falta de voluntad política por un lado y la excesiva burocracia judicial por otro, no han podido acogerse a los beneficios que otorga esta ley, aún vigente, y que aumenta las remuneraciones de los empleados públicos debido a simples resquicios legales.

Sin embargo, con el paso del tiempo, este proyecto de estudio no prosperó, pese a las movilizaciones que han llevado adelante los docentes tanto activos como pasivos.

Hoy, nuevamente el tema sale a la palestra por iniciativa de la diputada Camila Rojas, al conseguir que la Cámara Baja debata el asunto en sesión especial este miércoles 7 de noviembre, al alero político de la discusión sobre el presupuesto 2019, donde ha sido citada la ministra de Educación, Marcela Cubillos, al igual que los titulares de Hacienda, Desarrollo Social y Trabajo y Previsión Social.

De este modo, la impulsora de la idea procura abordar la problemática de los profesores del país, quienes aún no cuentan con respuestas y compromisos concretos para saldar la deuda histórica. La sesión especial se pudo concretar tras juntar las firmas necesarias.

Es altamente positivo que esta sentida demanda se mantenga inserta en la agenda pública, en un contexto además donde las pensiones son bajísimas y donde varios docentes han fallecido en el camino esperando el reconocimiento del Estado de Chile.

Para el Magisterio, es significativo que en forma definitiva se repare esta enorme injusticia, pero, el paso más importante es el de concretar con voluntad política lo que muchos profesores esperan por más de 30 años.

Es dable reconocer que el profesorado ha hecho grandes aportes al desarrollo del país, desde siempre, por lo mismo se lamentaría que una vez más este estamento sea postergado en su afán por alcanzar tan justa aspiración.