Necrológicas
  • Iris Sonia Astorga Mancilla
  • Leonor del Carmen Campana Barría
EDITORIAL

Día del Síndrome de Asperger

Por La Prensa Austral martes 20 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
102
Visitas

El domingo pasado se conmemoró el Día del Síndrome de Asperger, establecido como efeméride en 2007, al cumplirse el centenario del nacimiento de Hans Asperger –psiquiatra y pediatra austriaco que describió tal condición en 1943- y el vigésimo quinto aniversario de la psiquiatra Lorna Wing, quien diera a conocer mundialmente este trastorno.

Con esta jornada, se busca sensibilizar a la gente sobre la existencia de este trastorno generalizado del desarrollo infantil, que, al estar en el espectro del autismo, tiene diversas consecuencias en los ámbitos social, emocional y en la conducta del niño.

Si bien no es una enfermedad, se trata de una condición que requiere de un diagnóstico oportuno y de una especial dedicación y cuidados para que los pequeños puedan insertarse bien en su entorno social. Ello, porque tienen que ser sometidos a terapias que los ayuden a manejar sus emociones, comportamientos y obsesiones.

Como en otros casos, muchos padres se sienten agobiados y el compartir experiencias y apoyos es fundamental.

En no pocos casos, los propios menores sufren de bullying y hostigamiento de sus compañeros y/o son relegados por los profesores mientras están insertos en el sistema educacional.

Para hacer frente conjuntamente tal diagnóstico, en Magallanes se creó la Agrupación Bazinga, que reúne a padres y madres que están sacando adelante a sus hijos con síndrome de Asperger. La entidad tiene ya unos cincuenta socios, quienes han podido compartir experiencias, intercambiar información y conocimiento sobre dicha condición.

El estar unidos e idear actividades les ha permitido, además, sobrellevar anímicamente la realidad de ser padres de niños con Asperger.

Lo ideal es que ellos también encuentren comprensión y respaldo de la sociedad magallánica en su conjunto, sobre todo a nivel de los establecimientos educacionales, donde estos menores tienen que ser aceptados como iguales y donde se tiene que enseñar a sus profesores y compañeros a sociabilizar con ellos.