Necrológicas
  • Alan Esteban Goyack Cerpa
  • Rita Groves Lye vda. de Lovretic
  • María Angélica Cárcamo Cárcamo
  • Alisson Hutt Fontt
  • Eva Florentina Pérez Muñoz
EDITORIAL

Día Internacional de la Mujer

Por La Prensa Austral sábado 9 de marzo del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
108
Visitas

Como cada 8 de marzo, en todo el mundo se conmemoró ayer el Día Internacional de la Mujer, en el cual se busca recordar y valorar la lucha por la igualdad, el reconocimiento y el ejercicio efectivo de los derechos femeninos.

Esta efeméride tiene un antecedente muy doloroso: el 8 de marzo de 1908, cuando 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo y el dueño de la compañía ordenara cerrar las puertas.

La huelga tenía por objetivo lograr la reducción de la jornada laboral a diez horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y apelar a un mejoramiento de las condiciones de trabajo.

La tragedia fue así la antesala para que al año siguiente se proclamara el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, fecha que fue ratificada en 1977 por la asamblea general de Naciones Unidas como el Día Internacional de la Mujer.

Este año, más que en otras ocasiones, esta conmemoración estuvo marcada por una cantidad innumerable de colectivos sociales que salieron a las calles a alzar la voz contra el machismo, el patriarcado, la desigualdad y la violencia.

Reconociendo los avances logrados en términos de consagración y respeto de ciertos derechos, existe consenso que aún resta demasiado por hacer para que haya realmente en el mundo y en Chile, en particular, igualdad de género.

Persiste la brecha salarial y, si bien las mujeres han incursionado en el mundo laboral y han asumido con éxito aquellos trabajos no tradicionales, siguen sin acceder en igual número que los hombres a los cargos ejecutivos y gerenciales.

Lo que resulta más preocupante aún es que ha sido imposible reducir significativamente la violencia en contra de las mujeres en nuestro país y, principalmente, en nuestra región.