Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García
EDITORIAL

Discrepancias con la dirección del Hospital Clínico

Por La Prensa Austral viernes 29 de julio del 2016

Compartir esta noticia
267
Visitas

La renuncia de la subdirectora médica del Hospital Clínico de Magallanes, Patricia Amarales, dejó al descubierto que, contrario a lo que se pensaba, la gestión del nuevo director del recinto hospitalario, Claudio Arriagada, no ha estado ajena a la confrontación de pareceres con los profesionales que forman parte del equipo directivo.
Lo sucedido es luctuoso por el desenlace que tuvo esta disparidad de criterios al tratarse de una profesional de larga y meritoria trayectoria, quien cuenta con el cariño de la gente y el respeto de sus pares.
También es lamentable pues contrasta con la gran expectativa con que se recibió al ingeniero comercial en Magallanes, cuya llegada se produjo luego de cuatro concursos públicos, tres de los cuales no habían prosperado.
Esta situación había mantenido en calidad de subrogante la dirección del establecimiento, luego del fallido nombramiento de un titular, como fue Bernardo Chávez, quien alcanzó a durar dos meses en su cargo pues se le solicitó la renuncia en agosto de 2011, al recibirse muchas denuncias de maltrato laboral.
Como contrapeso a las acusaciones vertidas en contra del actual director, representantes de los gremios de la salud y dirigentes del Consejo Consultivo defendieron su labor, calificando a su gestión de dinámica y empoderada y resaltando un trabajo full time, haciendo ver que dista así mucho de lo que ellos habían observado en la conducción anterior.
Frente a lo sucedido con el nuevo director y la renunciada subdirectora médica, el colegio de la orden entregó su apoyo a la profesional y, velando por la buena marcha de la actual administración y el ambiente laboral interno, apeló a que haya un esfuerzo que permita mejorar los canales de comunicación.
La prudencia indica que tal es el camino que se debe tomar. El diálogo entre profesionales, aunque sean de diversas áreas, tiene que llevar a que en conjunto se adopten las medidas más adecuadas para mejorar la gestión administrativa, para buscar mancomunadamente que se alleguen más recursos, se incorpore el número de especialistas y subespecialistas que se requiere y se logre, en definitiva, una atención más eficiente en beneficio de los pacientes.