Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría
EDITORIAL

Ejecución del presupuesto regional vía FNDR 2015

El programa de inversión de los gobiernos regionales, según el gasto devengado al 30 de noviembre del año recién pasado, considera que, en promedio, las quince regiones del país lograron comprometer un 81,2% de su marco presupuestario.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 9 de enero del 2016

Compartir esta noticia
101
Visitas

El programa de inversión de los gobiernos regionales, según el gasto devengado al 30 de noviembre del año recién pasado, considera que, en promedio, las quince regiones del país lograron comprometer un 81,2% de su marco presupuestario.
En conjunto, el marco de evaluación es de 951 mil 188 millones 756 mil pesos y, a la fecha de comento, se habían asignado 772 mil 319 millones 76 mil pesos.
La región que presenta mejor ejecución presupuestaria es la Metropolitana, con un 91%. Como contraparte, está Atacama, con un magro 62,9%.
En este contexto, Magallanes es la penúltima en eficiencia de su presupuesto vía FNDR, con sólo un 71,7%. Es decir, de su marco de recursos asignados del orden de los 39 mil 642 millones 709 mil pesos, logró comprometer al 30 de noviembre pasado poco más de 28 mil millones de pesos.
A igual fecha del año 2014, Magallanes exhibía un 82,6% de ejecución, siendo que su marco presupuestario era inferior en poco menos de 4 mil millones de pesos respecto del año 2015.
De esta forma, se consolida una tendencia de poca eficiencia en el gasto que arrastró la región casi durante todo el año pasado, atribuible a varios factores, pero que, en ningún caso, resulta beneficiosa para la zona, pues se pierde la oportunidad de percibir ingresos adicionales por concepto de buena ejecución y de invertir en forma oportuna los dineros asignados.
Además, se debe consignar que la situación del Fondema tampoco es más auspiciosa, pues de los casi 14 mil millones de pesos empozados, se había podido asignar sólo poco más de 6 mil millones de pesos, lo que representa un 43,4%.
Ahora, se corre el riesgo de que se destinen fondos a cualquier iniciativa o se realicen transferencias de último momento, que permitan aparecer en los libros cumpliendo con usar los fondos asignados, lo que altera el programa inicial de obras comprometidas.
Es evidente que la intendencia tendrá que mejorar sus mecanismos de control y seguimiento del gasto, debiendo las jefaturas de las divisiones involucradas arbitrar los ajustes y las medidas necesarias para evitar que este desfase vuelva a registrarse durante este año que comienza.