Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
EDITORIAL

El consumo de alcohol en la conducción

Por La Prensa Austral martes 16 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
127
Visitas

Los accidentes de tránsito han llegado a convertirse en algo cotidiano en Punta Arenas. El que se transformen en noticia está dado -a estas alturas, y lamentablemente- por la espectacularidad del hecho o por el número de víctimas que arroje como balance.

Nuestra región no escapa a este triste fenómeno nacional y cada día somos testigos de atropellos, colisiones o volcamientos protagonizados por automovilistas.

Para Carabineros, unas de las principales causas de los accidentes de tránsito son la conducción imprudente y la ingesta de alcohol de parte de los conductores.

Este lunes, se confirmó que el camionero que protagonizó el fatal volcamiento del domingo en la Ruta 9 Norte, frente al barrio Industrial, conducía en manifiesto estado de ebriedad.

Las cifras son elocuentes y permiten, a simple vista, formarse una idea de la magnitud de este problema en Magallanes.

La entrada en vigencia el 16 de septiembre del año pasado de la denominada Ley Emilia que elevó las sanciones a los conductores que provoquen accidentes bajo los efectos del alcohol y que luego huyan del lugar, al menos, localmente, no ha tenido el efecto esperado, y contrariamente, ha elevado las estadísticas.

Frente a tan alarmantes resultados y al fracaso de la normativa sancionatoria, corresponde que esta conducta sea abordada desde un prisma sanitario, donde el Ministerio de Salud tiene mucho que decir en esta materia.

Lo ideal es trabajar en la elaboración de una estrategia para enfrentar el excesivo consumo de alcohol, con la participación de todos los organismos y entidades involucradas, incluyendo los comerciantes e industriales dedicados a la venta de licores. En otros países se han conocido experiencias exitosas en este ámbito.

Ciertamente, la ingesta excesiva de alcohol no se resuelve con las restricciones de alcohol en botillerías y de discotheques. Detrás de este problema social se encuentran realidades complejas que requieren de otras acciones que apunten tanto a la prevención como al control.