Necrológicas
  • Abelina Villarroel Díaz
  • María Edith Barrientos Galindo
  • Julio Rivera Arenas
  • Juan Alejandro Velásquez Ojeda
  • Delfina Mantecon Muñiz
Coronavirus
EDITORIAL

El debate sobre el uso de teléfonos celulares en colegios

Por La Prensa Austral jueves 25 de julio del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El uso de teléfonos celulares en los colegios es un debate abierto en varios países del mundo y donde Chile no escapa a este fenómeno tecnológico.

En mayo del año pasado, nuestro país se sumó a esta discusión de restringir los aparatos al interior de las aulas por parte del alumnado, luego de que el diputado Osvaldo Urrutia (Udi) ingresara a trámite legislativo un proyecto de ley al Congreso en tal sentido.

El principal fundamento de esta iniciativa legal es que los profesores sentían que habían perdido autoridad para exigir a sus estudiantes apagar el aparato, ya que algunos alumnos no seguían la instrucción, e incluso sus apoderados llegaban a reclamar cuando se les pedía dejar de usar el teléfono.

Frente a esta situación, elaboró un proyecto de ley que, con un artículo único, intenta normar la utilización de los aparatos.

El texto del proyecto en sí sentencia que el uso de teléfonos celulares en las salas de clases de los establecimientos educacionales de enseñanza básica y media estará restringido. Y que los alumnos al ingresar al aula deberán dejar estos equipos en el mobiliario destinado a tal efecto. Sin perjuicio de lo anterior, los profesores podrán desarrollar actividades lectivas que incorporen el uso de software que puedan ser utilizados desde los teléfonos celulares de los alumnos, estando facultados para fiscalizar el uso de estos dispositivos exclusivamente para fines educacionales.

Estudios revelan que en el país un 70 por ciento de los niños menores de 10 años tiene un celular, y cuatro de cada 10 niños y jóvenes están más de tres horas del día conectados a sus dispositivos móviles.

Seis son las razones que se enumeran para evitar el uso del móvil en clases: evitar el consumismo, falta de disciplina en clase, menos concentración, símbolo de estatus que perjudica a los alumnos, sedentarismo, y el hecho que pude existir un mal uso del aparato.

Es valorable entonces que el Ministerio de Educación se haya involucrado en esta controversia, al lanzar una encuesta nacional para consultar a apoderados, directores y docentes sobre el uso de celulares en el colegio, la que estará abierta hasta este sábado 27 de julio, ya sea a través del envío de emails a unas 350 mil personas, o del banner habilitado en el sitio web del Mineduc.

Hay quienes defienden que los alumnos sí deben tener móviles en clase porque es menester estar preparados para la vida adulta y que por tanto tendrán que aprender a convivir con él al igual como lo hacen los adultos. Pero otros profesionales, en cambio, rechazan que los niños usen el teléfono en la escuela.

La regulación sobre el uso de los dispositivos en las aulas ya rige en algunos colegios que lo incorporaron a su reglamento interno, aunque creemos que ello está lejos de ser materia de ley, siendo una atribución que debe quedar en manos de los propios docentes.

En todo caso, es valioso que se genere una discusión amplia de los efectos de los celulares en los niños y jóvenes, pues muchos de ellos se han vuelto adictos a las redes sociales y nuevas tecnologías.