Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo
EDITORIAL

El desafío país y regional de pensar la Antártica

Por La Prensa Austral martes 5 de diciembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
121
Visitas

Belleza, paisaje ex-
tremo, vida escondida, asombro y singularidad son algunos calificativos y conceptos que tienen un denominador común: la Antártica.
El llamado sexto continente es considerado un laboratorio vivo, al cual estamos unidos no sólo por una cuestión administrativa, como la Región de Magallanes y Antártica Chilena, sino por la obvia e incontrarrestable conexión de Sudamérica con dicho territorio, avalada por los estudios que dan cuenta de la vida común desde el punto de vista de la paleontología, la ecología molecular y la geología.
La Antártica es uno de los pocos lugares del mundo donde la aventura del conocimiento humano es la actividad dominante, ha sostenido el ex director nacional del Instituto Antártico Chileno (Inach), José Retamales.
Precisamente entendiendo aquello y a más de 50 años de la fundación del Inach, dicha entidad elaboró una edición especial del Boletín Antártico Chileno (Bach), la cual recoge y expone a la comunidad la mirada contemporánea y global de Chile en dicho continente, presentando a 17 autores en cuya diversidad se buscó representar a las distintas áreas, disciplinas y enfoques que abordan hoy los temas polares.
En un esfuerzo editorial, los textos se presentan en un lenguaje más cercano y menos críptico que el que habitualmente usa la comunidad científica e, incluye, la mirada de las Ciencias Sociales.
Este ejercicio resulta interesante y, como bien lo sostiene uno de los autores, no se puede pensar en la Antártica del siglo 21 y proyectar la labor de Chile en dicha región sin establecer un diálogo fructífero entre las Ciencias de la Vida y la Geofísica y las Ciencias Sociales y las Humanidades.
Estamos ante un desafío país que impone tal interacción para considerar es-cenarios futuros y, a nivel regional, supone continuar con la lenta, pero persistente labor de impulsar una economía cultural y una identidad antártica, haciendo de nuestra zona el epicentro de los hombres de ciencia y los cultores del conocimiento y las artes.