Necrológicas
  • Juan Angel Ivanovic Lokvicic
EDITORIAL

El fantasma de la abstención electoral

Por La Prensa Austral sábado 11 de noviembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
89
Visitas

A casi una semana para la realización de las elecciones generales, el gobierno sigue llevando adelante la campaña para estimular la participación de los ciudadanos, haciendo hincapié en la importancia que tiene ejercer el derecho a voto para elegir a las nuevas autoridades y aportar a la construcción de la democracia.
Ello responde a la gran inquietud que existe en los comandos respecto de la abstención y a que, según los cálculos electorales, le conviene al candidato oficialista que haya más personas que vayan a votar el próximo domingo 19 de noviembre.
Más allá de dicha estrategia gubernamental, a nivel regional también se ha planteado la inquietud por la reticencia ciudadana a acudir a las urnas, lo cual ha sido manifestado a las distintas candidaturas en su recorrido por Magallanes. Todos los conglomerados políticos coincidieron en declarar que su objetivo es derrotar a la abstención.
La principal razón de este distanciamiento entre los ciudadanos y la política es que la gente no se siente representada y, más bien, ha visto cómo quienes ejercen cargos públicos y de representación popular han privilegiado sus intereses personales por sobre el bien común.
Ya en la elección municipal pasada los titulares individualizaron a la abstención como el gran ganador de la jornada, pues ésta superó el 60%. A nivel regional, la no concurrencia a las urnas alcanzó casi el 70% si bien existe una distorsión evidente en el padrón electoral magallánico.
Cabe recordar que, con un supuesto universo de votantes superior a las 150 mil personas, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2009, votaron 64 mil 33 personas; en igual instancia de 2013, 62 mil 619; y en los comicios de alcaldes del año pasado, 47 mil 478.
A escasos días de las elecciones, sólo queda realizar un llamado para que los magallánicos dejen su apatía y demuestren que tienen interés en el futuro del país y de la región, pues no da lo mismo quién sea el próximo Presidente de la República ni los nuevos parlamentarios y consejeros regionales.