Necrológicas
  • José Raúl Altamirano
  • Juana Chávez Igor
  • Luis Eugenio Gómez Vargas
EDITORIAL

El futuro agrícola de Magallanes

Por La Prensa Austral viernes 27 de mayo del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Hace unas semanas, una noticia de una humilde agricultora de la zona cruzó la frontera regional y fue portada de los medios de prensa nacionales. Incluso, la usuaria de Indap y su experiencia en el cultivo y primera cosecha de choclos llegaron hasta la página web de la Fao, bajo el título “Chile consigue cultivar maíz en la Patagonia”.
Considerando las condiciones climáticas de la zona, esta primera siembra que entregó 70 plantas es un gran paso para la fruticultura regional y es un claro ejemplo de cómo se pueden diversificar los cultivos y la producción agrícola.
Hasta hoy, la presentación de tales logros es una sorpresa, pero lo ideal es que este asombro fuera avanzando has-
ta llegar a un momento en que constituyera una cotidianidad.
Para ello, se requiere que la región apueste fuertemente al desarrollo agrícola, afianzando tanto los cultivos tradicionales como la introducción de nuevas frutas y hortalizas más propias de otras latitudes.
Lo que se está viendo hoy en las huertas hogareñas y en invernaderos y siembras rurales era impensado en la década de los ‘80, cuando el abastecimiento de frutas y verduras era feble y escaso en cantidad y variedad. La mayoría de los productos provenía del norte del país y de Argentina.
Hoy, el 70% del consumo hortofrutícola sigue siendo importado, por lo que hay un gran espacio para el crecimiento de las huertas y campos magallánicos.
Entidades como Indap están buscando desarrollar esta potencialidad, pero necesitan contar con mayor apoyo presupuestario, el cual podría provenir directamente del gobierno regional.
Cuando se habla de la incapacidad de generar proyectos productivos de futuro y sustentables que puedan ser financiados con recursos  del Fondema, este frente de desarrollo regional se presenta propicio para aquello, pues el incremento del potencial agrícola de Magallanes requiere de iniciativas innovadoras y de la introducción de nuevas tecnologías. Sólo este camino nos llevará a terminar con la alta dependencia de las importaciones y a aprovechar el potencial de demanda del mercado local.