Necrológicas
  • Pedro Efraín Díaz Frías
  • Mirta Simeone Miranda
  • Santos Doimo Vargas Vargas
  • Maudelina Ancar Paillacar
  • Nelson Fuentes Jara
  • Oriana Yutronic Puelma
  • Danissa Oyarzo Avilia
EDITORIAL

El impacto de la eliminación de las bolsas plásticas

Por La Prensa Austral miércoles 7 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
74
Visitas

Antes de que se publicara la Ley 21.100 -en agosto de 2018- que prohíbe en el comercio las bolsas plásticas, en Chile se usaban 3.400 millones de ellas al año, lo que equivale a un consumo de 200 bolsas anuales por persona. Pero era una costumbre poco sustentable: mientras la fabricación de una bolsa tarda un minuto, tiene una vida útil de 15 a 30 minutos y se degrada en 400 años. La aplicación de la ley rige para todas las grandes empresas -como los grandes almacenes y las cadenas de farmacias- , pero las medianas y pequeñas podrán entregar hasta dos bolsas por compra hasta el 3 de agosto de 2020.

Se trata de una medida que la ciudadanía ha integrado poco a poco y que cuenta con el respaldo de la opinión pública, que se muestra plenamente de acuerdo con prohibir la entrega de bolsas plásticas para no contaminar el medio ambiente.

Hasta antes de la promulgación de la ley, unos 80 municipios contaban con normativas propias que prohibían o restringían la entrega de bolsas plásticas a clientes de tiendas y supermercados.

En ese sentido, a comienzos de 2014, Punta Arenas, bajo la administración del alcalde Emilio Boccazzi, fue el tercer municipio, luego de Natales y Pucón, en redactar una ordenanza que prohibió la entrega de bolsas plásticas en el comercio. La experiencia permitió comprobar que luego de un período de adaptación se generan cambios en los hábitos de compras de las personas.

Así, de este modo, el comercio detallista y la comunidad dieron inicio a un camino que desde hace años recorren otros países y que terminará, tarde o temprano, por erradicar la resistida bolsa plástica.

Al menos, en el comercio local, más allá de la resistencia mostrada en un comienzo por una empresa distribuidora de este producto, los clientes han asumido que cada vez que deben ir de compras, es menester llevar bolsas reutilizables.

Y, es que en Magallanes, por sus características propias, en particular su viento, las bolsas solían terminar depositadas en el Estrecho, generando una contaminación plástica en los océanos, cuyas partículas son ingeridas por los animales marinos. Se estima que hacia 2050 el peso de toneladas de los residuos plásticos en nuestros mares será superior al peso de todos los peces del planeta.