Necrológicas
EDITORIAL

El respeto al peatón en cruces demarcados

Por La Prensa Austral lunes 4 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
52
Visitas

contar de hoy se reactiva la ciudad y todo vuelve a la normalidad después de las reponedoras vacaciones. Pero el fuerte impacto se verá reflejado este martes en el inicio del año escolar 2019, con las vías atiborradas de vehículos.

En los últimos días hemos sido testigos cómo se repintan los pasos peatonales o pasos de cebra en las intersecciones para garantizar un cruce seguro y sin riesgos de accidente.

Un parque vehicular cada vez mayor obliga a una atenta observación del comportamiento del tránsito y de la necesidad de regular en debida forma los puntos que pueden ser conflictivos. El cruce en Avenida Bulnes, a la altura de la Universidad de Magallanes, tuvo por años una condición de peligro reconocida. Sólo la instalación de semáforos vino a garantizar las condiciones de seguridad que el número creciente de alumnos hacía recomendable. A esto se suma la falta de hábitos de los conductores en el respeto a los cruces peatonales, realidad que continuamente se ha lamentado pero que no ha sido enfrentada con la fiscalización constante que corresponde.

A diferencia de otras comunas de Chile, donde la detención ante el peatón es una conducta incorporada, en nuestra ciudad se ignoran la señalización y la demarcación instalada sobre la calzada. El respeto a ellas es hoy la excepción.

En Punta Arenas hay mucho que aprender todavía en esta materia. Los máximos permitidos de velocidad (50 kms) son burlados en forma permanente en avenidas Bulnes y España, al igual que en otras vías donde ha crecido el tráfico peatonal, como son los distintos tramos de la Costanera del Estrecho.

La cultura es la expresión de vida de una comunidad. En ella se reflejan, entre otros aspectos, las costumbres como el respeto al prójimo y del acatamiento de las normas que permiten compartir en sociedad. Hay muchas prácticas que violentan la cultura pero, en materia de tránsito, la necesidad de progreso es urgente porque involucra riesgo para la vida humana, en una ciudad donde los accidentes de tránsito son una tónica diaria.