Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia
EDITORIAL

El silente legado de Jorge Norambuena Igor

Por La Prensa Austral domingo 4 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
216
Visitas

El fallecimiento de toda persona es un hecho sensible y, ante el dolor de la pérdida, es natural aferrarse a los buenos recuerdos del ser querido que se aleja para siempre, lo que lleva, muchas veces, a pensar que es algo fútil exaltar las cualidades y aportes del fallecido.

Sin embargo y con el pudor que debe contener todo recuento de la vida de alguien que nos dejó, parece absolutamente necesario reconocer a uno de los forjadores de la actividad turística en Magallanes, como lo fue Jorge Norambuena Igor.

En medio del desconsuelo y del agradecimiento que expresaron quienes le conocieron, hubo una palabra común cuando se refirieron a él: pasión.

Empresarios turísticos, operadores y la dirección regional de Sernatur coincidieron en destacar que Jorge Norambuena fue un apasionado del turismo regional, trabajando incansablemente por su afianzamiento y promoción. Hombre visionario, fue el gran sostén de muchas compañías locales e instó a muchos a crear sus empresas de servicios. A la vez, fue un entusiasta dirigente gremial y consejero regional, integrando directorios y ejerciendo la presidencia de AustroChile. Idem respecto de otra de las actividades que realizaba con vehemencia: la pesca deportiva.

Como profesional apasionado, trascendió, quizás sin buscarlo conscientemente, y lo hizo dejando una huella indeleble entre sus alumnos, aquellos que tuvieron en suerte asistir a sus clases de formación de nuevos técnicos turísticos. Por eso, no fue extraño apreciar en sus funerales a muchos de esos muchachos y muchachas que fueron a despedir a quien consideraron un maestro y amigo.

Cuando hoy se sigue hablando de cómo mejorar el sistema educativo del país, cabe anhelar que más profesores fueran como Jorge Norambuena en las aulas para motivar a los estudiantes, instarlos a superarse y a no dejarse abatir, como reconoció en un posteo uno de sus alumnos, cuando escribió que él lo alentaba a no claudicar y a terminar sus estudios.

A su manera, como la canción que le fascinaba, Jorge Norambuena dejó un silente, pero profundo legado.