Necrológicas
  • Ramón Vargas García
  • José Yáñez Barrientos
  • Armando Vidal Cubate
EDITORIAL

Elección del Presidente de Chile (2018-2022)

Por La Prensa Austral domingo 17 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
293
Visitas

Este domingo, miles de magallánicos, al igual como lo harán millones de chilenos en el resto del país, concurrirán a los centros de votación establecidos en la Región de Magallanes para elegir entre Sebastián Piñera y Alejandro Guillier al Presidente de la República para el período 2018-2022.

La de hoy es una jornada trascendental para la vida democrática de la nación. Lo es para Piñera, candidato de la Alianza por Chile, quien, de triunfar, reinstalará a la centro-derecha a la Primera Magistratura del país por otros cuatro años. Y, también para Guillier, postulante del conglomerado oficialista, quien, de ser electo, le correspondería dirigir los destinos del país en un sexto gobierno de la hoy Nueva Mayoría.

También es un día de gran incertidumbre. Todo hace prever un resultado estrecho, el más ajustado de las elecciones presidenciales en dos décadas.

En la primera vuelta realizada el pasado 19 de noviembre, el ex Presidente Piñera conquistó el 36,64 por ciento de los 6.596.329 votos válidamente emitidos en el país, mientras que Guillier obtuvo un 22,70% de los sufragios.

El resultado de la elección revelará no sólo lo más importante: quién será el nuevo Presidente de Chile; también se verá, según la cantidad de puntos que cada uno de ellos logre sumar para superar el 50 por ciento, cuán efectiva fue la corta campaña del balotaje. Especialmente si dieron frutos en los electores los énfasis comunicacionales y los respaldos que recibieron ambos de personalidades de los más diversos ámbitos.

Particularmente interesante -y definidor- en el caso de Guillier será saber qué cantidad del 20,27% de los votos que Beatriz Sánchez alcanzó en primera vuelta le serán traspasados luego de que ésta revelara que hoy votará por él. Mientras tanto, Piñera apuesta por obtener los sufragios de los desencantados democratacristianos que han manifestado su pública determinación de marginarse de las filas de la falange.