Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica
EDITORIAL

Emplazamiento de SermaEG a la Umag por casos de acoso

Por La Prensa Austral lunes 9 de julio del 2018

Compartir esta noticia
189
Visitas

La semana pasada, la seremi de la Mujer y Equidad de Género y el servicio respectivo se reunieron con representantes de las alumnas que mantienen a la Universidad de Magallanes (Umag) en “toma”, demandando que la dirección de dicha casa de estudios superiores adopte medidas en torno a las denuncias efectuadas sobre casos de acoso sexual.

Ya ha pasado más de un mes desde que un grupo de estudiantes se atrincherara en la Umag para impedir el normal desarrollo de las clases y, por ende, forzar a las autoridades a hacerse cargo de más de cien denuncias sobre situaciones de trato indebido a las mujeres al interior de la principal casa de estudios superiores en la región.

El movimiento ha tenido como consecuencia un par de renuncias, pero hasta la fecha no se ha apreciado una mayor reacción del cuerpo directivo.

El petitorio de las universitarias fue conocido por la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Patricia Mackenny, y por la directora (s) del servicio respectivo, Patricia Tribiños, quienes se reunieron con vicerrectores de la Umag para abordar las denuncias y las demandas estudiantiles.

Tras esto, fue sintomático que la directora (s) del servicio encargado de la política de equidad de género en la región haya enviado un oficio al rector Juan Oyarzo para solicitarle que, como parte de las entidades estatales, adopte las medidas tendientes a construir una universidad libre de todas las formas de violencia.

Se le invita a la principal casa de estudios superiores de Magallanes a ser partícipe de las transformaciones culturales que está viviendo nuestro país y generar igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito educacional, así como a erradicar toda forma de agresión en contra de las mujeres.

Las universidades son los espacios en que, por excelencia, se debe dar un debate de altura e integrador. En ellas, no sólo no debe haber cabida a la discriminación y a las agresiones de todo tipo, sino que deben ser las impulsoras de las grandes transformaciones culturales y sociales de un país.