Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García
EDITORIAL

Escuchar a la gente y dejar de legislar de espaldas a la ciudadanía: desafíos de los parlamentarios

Por La Prensa Austral jueves 21 de julio del 2016

Compartir esta noticia
79
Visitas

Ayer, los presi-dentes del Se-
nado y de la Cámara de Di-
putados, Ricar-do Lagos Weber y Osvaldo Andrade, realizaron sus respectivas cuentas públicas, las cuales estuvieron cruzadas por el descrédito de la política.
Mientras Lagos Weber en-caró la crisis de representación, Andrade centró su alocución en la necesidad de cambiar las prácticas cuestionadas.
Ambos timoneles del Con-
greso quisieron, así, hacer-se cargo del desencanto que tiene la ciudadanía con sus parlamentarios y la “clase política”, en general, y plantearon que el desafío que tienen es, precisamente, recuperar la confianza de la gente.
Este mismo sentir, respecto de escuchar a la gente, fue el que exteriorizaron quienes hoy representan a la ciudadanía magallánica en el Congreso: los senadores Carolina Goic y Carlos Bianchi; y los diputados Gabriel Boric y Juan Morano.
Coincidieron en que en el Congreso se debe escuchar las demandas populares y dejar de hacer leyes de espalda a la ciudadanía. Todo esto demanda incorporar a los sectores que no se sienten considerados y abrir la legislatura a las iniciativas y necesidades reales de las personas.
Igualmente, cada cual expresó cuáles son los desafíos que se han im-puesto en materia legislativa para lo que resta de sus respectivos períodos.
En este mea culpa colectivo, cabe preguntarse si la llamada “clase política” ha actuado en conformidad a lo que ha expresado respecto de honrar el accionar público y si sus decisiones son motivadas por la búsqueda del bien común.
¿Cómo será posible que la mayoría de los parlamentarios reivindiquen su accionar? La única forma es que las expresiones de buena voluntad dejen de serlo y se hagan realidad.
El único camino posible para encantar a los jóvenes y recuperar al electorado desafectado es que se destierren las prácticas cuestionadas y que cada parlamentario mantenga una conducta impecable y transparente.