Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García
EDITORIAL

Estado de los caminos de zonas periurbanas

Punta Arenas ha experimentado en los últimos años un crecimiento ostensible, en términos de nuevos asentamientos que se han ido levantando en los alrededores de la ciudad.
[…]

Por La Prensa Austral jueves 30 de julio del 2015

Compartir esta noticia
59
Visitas

Punta Arenas ha experimentado en los últimos años un crecimiento ostensible, en términos de nuevos asentamientos que se han ido levantando en los alrededores de la ciudad.
Así, son varios los focos poblacionales en los sectores periurbanos, los que albergan a una cantidad importante de gente que todos los días debe trasladarse para estudiar, trabajar, contar con asistencia médica y para hacer sus compras, entre otros fines.
Además de la necesidad de que estos conjuntos habitacionales inorgánicos vayan regularizando su situación en términos de tenencia de tierra y títulos, surge el requerimiento de hacer extensivos para ellos los servicios básicos de agua potable, alcantarillado, luz y gas.
Paralelamente, los vecinos de estos predios -la mayoría nacidos de parcelaciones- han estado demandando de las jefaturas pertinentes, como el municipio y el Serviu, que se hagan cargo del estado de los caminos, sobre todo en épocas invernales donde la lluvia, la nieve y los consecutivos deshielos terminan socavando las rutas rurales con profundas grietas y grandes y peligrosos hoyos.
Esto se ha agravado en los días en que las bajas temperaturas y las precitaciones de nieve o aguanieve han hecho intransitable estos caminos, dejando prácticamente aislados a los pobladores de estos vastos sectores periurbanos.
A través de las páginas de nuestro diario, se ha recogido durante los últimos meses y semanas la queja de varios conjuntos vecinales que su-fren tal aislamiento y que, derechamente, se sienten abandonados por los gobiernos regional y comunal.
Desde el momento en que se les ha dejado instalarse en tales zonas, más allá de lo que regula el plan comunal, parece lógico que haya una preocupación permanente y no ocasional por otorgar condiciones de habitabilidad, servicios básicos y acceso expedito a sus hogares y desplazamiento seguro.