Necrológicas
  • Ramón Leonidas Vera González
  • Fabiola Mansilla
  • María de Lourdes Muñoz vda. de Ortega
EDITORIAL

Esterilización canina y la tenencia responsable

Por La Prensa Austral jueves 13 de junio del 2019

Compartir esta noticia
64
Visitas

Durante los últimos años, la excesiva presencia de perros en las calles de Punta Arenas ha sido materia de amplio debate ciudadano, principalmente por los riesgos para la salud de las personas.

Ratifican los anterior la continua llegada a los centros de salud de personas mordidas por estos animales, algunas de ellas con heridas de gravedad. Tan así es que en la memoria de los magallánicos hay varios casos de niños atacados por perros, situaciones que han conmovido profundamente a la opinión pública local, y en las que, valga la precisión, no sólo han actuado animales vagos, sino también con dueño.

Las últimas cifras revelan un aumento de ataques caninos del orden del 35 por ciento en los primeros cinco meses a nivel regional. Desde enero a mayo se han reportado casi 500 casos, aunque en todo 2018 se notificaron 1.077 mordeduras.

Tener un perro es una gran responsabilidad que conlleva pensar en las consecuencias de ello. Por lo tanto, debe ser un compromiso asumido con integridad, de lo contrario ocurre lo que pasa hoy en día, cuando muchos canes deambulan sin rumbo por la ciudad luego de que sus propietarios se aburrieran de ellos. En resumen, una tenencia responsable que se manifieste en una entrega de cuidados a la mascota.

Así como cada uno de los ciudadanos está llamado a actuar responsablemente en esta materia, también el municipio tiene mucho que decir, lo mismo que otros organismos.

Por eso es justo destacar la iniciativa del programa municipal “Yo Aperro” que desde 2009 y hasta la fecha lleva más de 18 mil esterilizaciones. A lo anterior, se suma el proceso de instalación de chips, establecido para identificar a las mascotas con dueños, como perros y gatos.

Sin duda, un importante paso, uno entre muchos más que deben venir, en el desafío de controlar la población de perros en Punta Arenas, de modo que en un plazo no lejano cambie radicalmente el actual panorama que se observa en las calles, y que se torna potencialmente peligroso para los peatones.