Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez
EDITORIAL

Excesiva burocracia en pago de licencias a pacientes oncológicos

Por La Prensa Austral martes 19 de junio del 2018

Compartir esta noticia
74
Visitas

Así como se han debido dar pasos gigantescos en la medicina para luchar en forma más efectiva contra el cáncer -y, ciertamente, se tiene que seguir trabajando para hallar mejores tratamientos y curas definitivas-, mucho se debe aún destrabar en nuestro país a nivel médico y burocrático.

Respecto de lo primero, aún existen diagnósticos poco oportunos y demoras inexcusables al momento de que una persona de ingresos económicos medios y bajos requiera un servicio médico y, una vez emitida la opinión profesional, mantener consultas periódicas. Las listas de espera y la demora que se registra en el sistema público para muchos pacientes agrava la situación que viven.

Pero, a un diagnóstico que nadie quisiera recibir y a las dificultades para obtener un tratamiento oportuno y eficaz, se le suma otra problemática: la excesiva burocratización del pago de las licencias médicas.

Se trata de permisos que nadie debería cuestionar en la medida que son expedidos por los propios oncólogos y que hoy, gracias a la Ley Sanna, también se extienden a las madres y los padres de un menor que padece cáncer, pues éste tiene el derecho de estar acompañado de sus progenitores.

Sin embargo, así como se avanzó ostensiblemente con la referida ley que permite a los padres acompañar a sus hijos enfermos durante su tratamiento por 90 días, no ha sucedido lo mismo con la cancelación de las licencias.

El actual sistema que obliga a los pacientes a tramitar dichos permisos y a perseguir su pago resulta excesivamente burocrático y, desde un punto de vista de consideración humana, poco misericordioso. Hay casos en que las entidades pertinentes rechazan las licencias y esto demora aún más la cancelación de estos recursos.

Urge contar con una ley integral del cáncer que se haga cargo de todos los aspectos que una enfermedad así involucra y demanda y que asegure a todos los habitantes de este país que accederán a un servicio médico y tratamientos de calidad sin importar su condición socioeconómica.