Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
EDITORIAL

Excesiva concentración de profesionales y competencias en la Región Metropolitana

Por La Prensa Austral lunes 28 de noviembre del 2016

Compartir esta noticia
66
Visitas

Mientras se si-
gue tenien-do como hi-
to del proceso de descentralización el proyecto de ley que permitirá que la gente elija a través del voto popular a los gobernadores regionales (hoy, intendentes), escaso -por no decir nulo- ha sido el avance en materia de entregar a las regiones mayores facultades y poder para decidir sobre los recursos y estrategias de desarrollo durante este gobierno.
Más allá de los predicamentos y compromisos, no se ha dado ningún paso sustancial para estrechar la brecha entre las regiones y la Región Metropolitana.
El Centro de Estudios de Corbiobio emitió su “Informe Centralismo en Chile: Transferencia de Com-
petencias a las Regiones”. En tal documento, se analizó la distribución interregional de las dotaciones funcionarias en siete servicios públicos con miras a una descentralización eficaz desde el gobierno nacional a las regiones.
Se concluyó que existe una inadecuada distribución del personal entre las regiones y que se concentra fuertemente la planta funcionaria de estos servicios en el nivel central. Esto es aún más acentuado si se mide sólo a los profesionales.
Hay servicios como Corfo que tiene al 70,5% de su personal en el nivel central; le sigue el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, con el 61%.
Enfrentamos, así, una fuerte concentración de funcionarios y profesionales en la Región Metropolitana, con todas las desventajas que ello implica en términos de competencias humanas para las regiones.
Lo mismo ocurre respecto de la excesiva centralización de cargos directivos y de mayor nivel de remuneraciones.
Para quienes trabajan y/o dirigen entidades estatales y privadas fuera de la Región Metropolitana, sólo les resta ser ejecutores o supervisores de políticas y planes decididos en el centro, siendo fuerte la tentación de migrar hacia dicha zona en busca de mejores expectativas laborales y de remuneración.
Esta es una realidad que no ha sido lo suficientemente abordada. La desproporcionada y brutal concentración de competencias, rentas y personal que toma decisiones en Santiago y el área metropolitana asfixia, sin duda, a las regiones.