Necrológicas
EDITORIAL

Feria del Libro y la necesidad de fomentar la lectura en Magallanes

Por La Prensa Austral miércoles 13 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
245
Visitas

Esta semana co-menzó la Feria del Libro Dinko Pavlov, que entra a su versión vigésima y se consolida, así, como el principal espacio para los amantes de la lectura, los coloquios y las artes afines.
Como en años anteriores, para esta versión se ha querido recordar y hacer un tributo a uno de los grandes poetas magallánicos: Rolando Cárdenas (1933-1990), uno de los vates chilenos de la denominada Generación de los 50.
Se transforma en una oportunidad para releer sus obras y para introducirla a los niños y los jóvenes, aprovechando que él se destacó por su poesía de los lares, llena de nostalgia por su ciudad natal y la infancia vivida en ella. Esta particularidad permitirá que sus versos resulten cercanos y toquen la fibra emocional de todo magallánico.
En los diversos stands de la Feria del Libro Dinko Pavlov, el público podrá acceder a más de 15 mil ejemplares de todo tipo de literatura, además de tener acceso a talleres y presentaciones artístico-culturales.
También se realizarán ex-posiciones y diálogos de escritores contingentes y mediáticos, lo cual facilitará que esta muestra resulte atractiva tanto para entendidos como para curiosos.
Es relevante que toda ciudad cobije a una o varias ferias del libro durante el año y, sobre todo, una como Punta Arenas, pues se posibilita que sus habitantes tengan acceso a los estrenos y ofertas de las editoriales y libreros.
Magallanes requiere que su población se encante y se reencante con la lectura y esta feria es una oportunidad propicia para llevar a los niños y a los jóvenes a recorrer stands, tener contacto con los libros, hojearlos, admirarlos y ad-quirirlos. También ofrece un espacio para el encuentro generacional, en que viejos y nuevos escritores, poetas consagrados y los que están dando sus primeros pasos en humildes, pero no menos entusiastas talleres de adultos mayores y personas con discapacidad, intercambien sus poesías y creaciones.
Iniciativas como ésta deben perdurar y perfeccionarse, pues los magallánicos ne-cesitan mayor contacto con los libros para el enriquecimiento intelectual de todos.