Necrológicas
  • Iris Sonia Astorga Mancilla
  • Romina Daniela Cárdenas Moreira
  • Elena Luisa Alvarado Alvarado
EDITORIAL

Fervor popular

Por La Prensa Austral martes 28 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
65
Visitas

Pese a las malas condiciones climáticas, miles de fieles y más de 20 organizaciones que tienen en común la fe católica se hicieron presentes en la procesión de Jesús Nazareno, en una admirable muestra de fe y devoción.

Para los no creyentes, este ejercicio puede resultar vano, pero -aun dejando de lado los credos religiosos- es una muestra interesante de cómo la gente se asocia y trabaja en ciertas organizaciones adhiriendo a principios y valores comunes, siempre teniendo como sello lo comunitario.

Además, en esta procesión se rescatan las antiguas tradiciones de uno de los grupos de inmigrantes más importantes que tiene  Magallanes, cual es el de la gente proveniente de Chiloé, cuyo esfuerzo y trabajo han contribuido al progreso regional.

Mientras muchos templos católicos y de otras denominaciones lucen vacíos, las calles del populoso sector se llenaron con la marcha entusiasta y fervorosa de los adoradores del Cristo de Caguach, imagen cuyo recorrido ha unido a los habitantes de la isla homónima y de los islotes Alao, Apiao, Tec, Chaulinec y Meullín y que también está haciéndolo con las diferentes comunidades y agrupaciones católicas de Punta Arenas.

Llama la atención de cómo esta gente sencilla sigue atada a sus creencias, pese a que la Iglesia Católica está cruzando una crisis mayúscula, en que sus pastores se extraviaron y, lejos de cuidar a la feligresía, abusaron por décadas de ella, a través de prácticas totalmente contrarias a su prédica.

Pese a esto, no deja de ser emocionante ver tal expresión de fe versus el cinismo y la perversión con los cuales se codeó buena parte de los obispos, sacerdotes y religiosos y religiosas católicos.

La fe y el apego a principios y valores siempre va a ser importante en una sociedad, debiendo coexistir las diversas corrientes y credos y hacerlo con el más absoluto de los respetos.

El rescate de las tradiciones también es un elemento que permite otorgar identidad a un pueblo y la festividad del Nazareno es una clara muestra de aquello.