Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo
EDITORIAL

Fin del paro de los guardaparques transitorios en el Parque Torres del Paine

Por La Prensa Austral miércoles 15 de noviembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
108
Visitas

Este lunes, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) logró un acuerdo con los guardaparques transitorios que están asignados al Parque Nacional Torres del Paine, los cuales, para presionar por sus demandas, estuvieron varios días sin cobrar las entradas a los turistas en la portería de Laguna Amarga.
En términos generales, este grupo de trabajadores temporales estaba exigiendo mejoras salariales y de las condiciones en las que deben desempeñar la labor asignada, tanto como que se aumente el presupuesto destinado para la administración del principal parque nacional del país y de la región.
Para poder complementar el trabajo que realizan los guardaparques de Conaf, durante la temporada alta la institución contrata todos los años a un grupo de personas que, cumpliendo ciertos requisitos mínimos, cooperan en las labores de cuidado de los visitantes y de las reservas naturales a las cuales son enviadas, en este caso, el Parque Nacional Torres del Paine.
Su modalidad de trabajo es bisemanal, es decir, con turnos de diez días seguidos y descanso en los cinco siguientes. Si bien pueden permanecer en el sector asignado durante su descanso, los traslados y alimentación deben ser asumidos personalmente.
Finalmente y luego de negociaciones, los 49 guardaparques transitorios depusieron su movilización, estimándose que hubo pérdidas por más de $40 millones durante la semana en que no cobraron la entrada por la portería de Laguna Amarga.
Pero, más allá del desmedro económico, la acción que desarrollaron, de haberse prolongado, pudo haber tenido graves consecuencias respecto de la seguridad de quienes ingresan al parque a excursionar.
Conaf no sólo debe alegrarse porque se logró deponer esta acción de presión, sino que tiene que cumplir el acuerdo alcanzado en cuanto a capacitar a estos guardaparques transitorios, fortalecer los sistemas de comunicación al interior del parque y otorgar condiciones favorables para el desempeño de estas funciones, no sólo respecto de las remuneraciones, sino de las condiciones de vida.