Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva
EDITORIAL

Funcionamiento de hospitales de Porvenir y de Natales

Por La Prensa Austral viernes 20 de julio del 2018

Compartir esta noticia
176
Visitas

En las últimas semanas, se han levantado denuncias por mala atención en los recintos médicos de Porvenir y Puerto Natales.

En el caso del establecimiento fueguino, se han conocido múltiples reclamos de los habitantes de dicho territorio en contra de la atención que se está brindando. Escasa información, cambio de horas y falta de especialistas son parte de las quejas cotidianas. También se ha constatado una suerte de sobreposición de programas, donde colisionan servicios municipales con las de la red pública de Salud.

Los más perjudicados son los usuarios y, en particular, los adultos mayores que sufren las consecuencias de estos desórdenes.

En Puerto Natales, personal del hospital Augusto Essmann exigió que el Servicio de Salud realice una investigación sumaria a raíz del fallecimiento de un pequeño de sólo ocho meses, hijo de un funcionario. Argumentan que fue tardía la decisión de trasladarlo al Hospital Clínico de Punta Arenas, establecimiento en el cual murió.

En ambos casos, se trata de hospitales en los cuales se han realizado millonarias inversiones para modernizar y ampliar sus dependencias y dotarlos de mejor equipamiento.

Igualmente, se ha buscado aumentar las dotaciones médicas y de personal, garantizando, sobre todo en el caso porvenireño, que haya un número importan-te de especialistas. Sin embargo, la queja es que éstos no están disponibles para los pacientes, presentando muchos, paradojalmente, licencias médicas.

Estas quejas deben ser atendidas por las respectivas direcciones de estos establecimientos, ya que tienen plena responsabilidad en la conducción de estos recintos y en la calidad de la atención que brindan a sus usuarios.

Pero, los reclamos y posibles falencias también tienen que ser monitoreados por el Servicio de Salud, a fin de, en conjunto con los cuerpos directivos de ambos hospitales, subsanar todos los problemas que se han presentado.