Necrológicas
  • Juan Lleucún Muñoz
EDITORIAL

Homenaje a veteranos 40 años después del conflicto del Beagle

Por La Prensa Austral miércoles 9 de enero del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
166
Visitas

Como ya está siendo una mala costumbre, primó el hermetismo y las informaciones parceladas respecto de la segunda visita a Magallanes del Presidente Piñera desde que asumiera un nuevo mandato, en marzo del año pasado.

Este viaje resultó más breve de lo esperado -incluida cierta incertidumbre sobre la extensión de su estadía en la zona-, debiendo volver para atender personalmente el grave problema político que enfrenta el gobierno al conocerse que el ministro del Interior, Andrés Chadwick, estaba al tanto, desde el primer día, de que no hubo enfrentamiento entre Carabineros y el comunero mapuche, Camilo Catrillanca, donde el joven resultó herido mortalmente.

Pero, al menos, el Mandatario pudo cumplir parte de la agenda y encabezó la ceremonia en que se rindió homenaje a una treintena de veteranos de las Fuerzas Armadas por sus desempeños militares en el marco del conflicto chileno argentino por las aguas del canal Beagle y las islas Picton, Nueva y Lennox.

Esto se dio en el 40º aniversario de tal litigio, que casi llevó a la guerra a Chile y Argentina en diciembre de 1978.

Lamentable es que poco se haya conocido de la intención gubernamental de honrar a quienes estuvieron apostados en nuestra zona, siempre dispuestos a defender el territorio, a riesgo de sus propias vidas. “Cada uno de ustedes es un ejemplo que inspira e ilumina a las generaciones”, recalcó Piñera ayer navegando las aguas del Beagle, agregando: “Nadie mejor que los soldados están dispuestos a luchar por la paz”.

También recordó y agradeció la mediación del Papa Juan Pablo II y la labor conciliadora que encabezó el Cardenal Antonio Samoré, las que llevaron a ambos países a sellar el Acuerdo de Paz y Amistad de1984.

Resta cuestionar que la intendencia y la Presidencia hayan desestimado invitar a la prensa regional a cubrir tan importante ceremonia, pues, mal que mal si se iniciaba una guerra, los más perjudicados iban a ser los habitantes de Magallanes.