Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez
EDITORIAL

Implicancias de decomisos de droga

Por La Prensa Austral jueves 16 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
85
Visitas

Efectivos han sido las indagatorias y los operativos que han llevado adelante los organismos especializados de Carabineros y la PDI para prevenir y desbaratar el ingreso de droga a la región.

La última pesquisa al respecto dio cuenta de un operativo de la Brigada Antinarcóticos de la policía civil, en que se detuvo a un joven que ingresaba medio kilo de clorhidrato de cocaína adosado a su cuerpo, oculto en una faja, tras arribar a la zona en un vuelo comercial.

Si bien las informaciones al respecto pueden ser auspiciosas desde el punto de vista de la eficacia de las policías uniformada y civil, no deja de preocupar otro aspecto de este asunto, cual es que la frecuencia y el nivel de incautaciones y aprehensiones están develando que estamos frente a un problema que va en aumento.

Esto puede llevar a pensar que Magallanes, debido a sus extensas fronteras -que no presentan tanta dificultad para ser sorteadas como en otras zonas del país- se está constituyendo en un paso importante de tráfico de drogas. Esta situación no deja de ser preocupante, pues todo contrabando de estupefacientes y sustancias psicotrópicas conlleva diversos otros males, cuyos combates se tornan complejos. Así, se puede sufrir la sofisticación de los métodos y procedimientos para internar la droga; el  establecimiento de verdaderas redes de asociación ilícita; el reclutamiento de personas cada vez más jóvenes; la vulneración de controles a través de coimas y prebendas; e, incluso, se corre el riesgo de infiltración de las organizaciones policiales y de control fronterizo.

También y no pocas veces, el tráfico de drogas va asociado a otros contrabandos, delitos o conductas no deseadas como pueden ser la trata de blancas y de menores de edad, la prostitución, la producción de material pornográfico y prácticas de sobornos y corrupción de autoridades y policías.

Además, el ingreso constante -y aparentemente más cuantioso- de sustancias ilegales hace suponer que una parte de la droga se queda en la zona para consumo interno, con las consiguientes redes de distribución clandestina y la extensión de estos lazos a través de promover la adicción de las personas y, sobre todo, de que ésta comience a temprana edad.

Entonces, los éxitos policiales que todos celebramos deben ser, a la vez, una advertencia para que toda la comunidad, incluidos autoridades y vecinos, mantengan la alerta permanente sobre los riesgos de este flagelo.