Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Peter Eladio Frías Gómez
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • María Patricia Vargas Fuentes
EDITORIAL

Inquietud empresarial por aumento de áreas protegidas en Magallanes

Por La Prensa Austral martes 12 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
113
Visitas

En días pasados, sorprendió a muchos el anuncio realizado por la ministra de Bienes Nacionales sobre la decisión presidencial de transformar la Reserva Alacalufes en el Parque Nacional Kawésqar.
A esta medida, que se materializaría antes del término del actual mandato, se unen los esfuerzos que un grupo de entidades de investigación científica y cultural en conjunto con la Universidad de Magallanes (Umag) están realizando para que se cree el Parque Marino Cabo de Hornos-Diego Ramírez. De hecho, ya se ha emitido un informe técnico que se basa en tres ejes y que entrega diversos fundamentos para dar curso a este proyecto.
Ambos anuncios tuvieron buena acogida, en general, sobre todo en las entidades y personas que abrazan la causa ambientalista y estiman que tales iniciativas van en el sentido correcto, pues buscan resguardar el patrimonio natural de nuestra re-gión.
No obstante, también despertó la inquietud de los sectores empresariales por las implicancias que tendrán en la posibilidad de desarrollar actividades productivas.
Así como ya los exponentes de la pesca industrial habían alertado sobre las consecuencias que puede tener para dicha actividad la creación del Parque Marino Cabo de Hornos-Diego Ramírez, la CPC regional alzó la voz para cuestionar el aumento excesivo de áreas protegidas, sosteniendo que ello tendrá efectos adversos en la economía regional.
Actualmente, el 40% de los 47 mil 600 kilómetros de borde costero de Magallanes está con restricciones y, de avanzar en la iniciativa del Parque Nacional Kawésqar, el 90% de esta extensión pasaría a tener limitantes para realizar actividades productivas.
Nuevamente, parece que entran en conflicto los intereses empresariales versus las acciones conservacionistas, en circunstancia que se subentiende que debe existir un diálogo que permita establecer normas de coexistencia en que se logre un delicado, pero necesario equilibrio, ya que, en caso contrario, se po-dría hipotecar el progreso y desarrollo regionales.