Necrológicas
  • Filomena Cárcamo
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Flor Díaz Retamales
  • René Araya Arancibia
EDITORIAL

Intendentes: equilibrio político y paridad de género

Por La Prensa Austral martes 27 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
73
Visitas

Ala hora del cuoteo político, no siempre se puede lograr un equilibrio tal que permita que todos los partidos que conforman una alianza electoral queden totalmente conformes.

Eso es lo que ha pasado con la reciente designación de los intendentes del próximo gobierno de Sebastián Piñera, donde referentes como Renovación Nacional criticaron, precisamente, que “no hay equilibrio” y Evópoli expresó que se quedó con gusto a poco. Esto, pese a que se nombraron seis jefes regionales de la Udi (incluido el delegado presidencial de la futura Región de Ñuble), cinco de RN, dos de Evópoli y tres independientes. El Pri no consiguió quedarse con ninguna intendencia.

Más allá de las ambiciones de cada referente, el piñerismo buscó mantener cierta armonía entre los partidos mayores, al dar casi el mismo número de cupos a militantes de ambas colectividades. Otra cosa es lo que sucede si se consideran los llamados independientes y sus inclinaciones políticas hacia uno u otro conglomerado. Que aquello fue así lo puede graficar que, horas antes de oficializarse la lista, la Udi sacaba cuentas alegres al afirmar que tendría siete intendentes de su tienda política.

Alejándose de los vericuetos de Chile Vamos y de la forma en que sus principales referentes buscan tener protagonismo y control efectivo en el próximo gobierno de Piñera, la designación de los intendentes puede ser abordada desde la óptica de la paridad de género, tan esgrimida en los últimos años.

El dato objetivo es que sólo cinco mujeres fueron nombradas como intendente, siendo que son 16 dichos cargos. Así, poco menos de un tercio de los próximos jefes regionales serán autoridades femeninas, siendo, empero, valorado el hecho de que son profesionales de diversos ámbitos y que nacieron en localidades de las regiones a las que tendrán que conducir a partir de marzo próximo.

A fin de dar una señal poderosa a favor de la equidad de género, hubiera sido deseable un mayor esfuerzo en tal sentido del Presidente y los partidos que lo apoyan.