Necrológicas
  • Haidee Correa Norambuena
  • Antonio Martinic Vrandesic
  • Nolberto Villarroel Barría
  • Beba Babaic Smith
  • Ramón Rosales Gutiérrrez
EDITORIAL

Intoxicación por marea roja en Aysén activa las alarmas en Magallanes

Por La Prensa Austral viernes 19 de enero del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Doce personas resultaron intoxicadas el último fin de semana en Aysén por consumir mariscos contaminados con marea roja, lo que obligó a las autoridades sanitarias al cierre total de la provincia que lleva el mismo nombre, respecto de la extracción de bivalvos, por los altos niveles del veneno paralizante.
Lo anterior encendió las alarmas en Magallanes, aunque localmente no han variado las condiciones, salvo un pequeño sector que se cerró para la extracción en las cercanías de Puerto Edén.
A nivel regional, los resultados de los últimos cruceros de análisis que despliega el Instituto de Fomento Pesquero (Ifop), evidencian un aumento de la floración de algas que producen el veneno paralizante de los mariscos en el canal Beagle, sector de Puerto Williams.
El Estado hace un gran esfuerzo para efectuar un seguimiento a este fenómeno contaminante que es la marea roja. Como consta a la opinión pública, tanto Salud como el gobierno regional financian un programa permanente para tomar muestras, analizarlas y disponer los cierres o autorizaciones correspondientes. Dicha acción preventiva resulta eficaz en la medida que es conocida y respetada por quienes se ganan la vida en el mar. Por lo tanto, no debe relativizarse la gravedad que significa la extracción de mariscos para el consumo sin análisis previo, aún cuando no exista un acto de comercialización de por medio, porque de igual manera se pone en riesgo este bien que la autoridad debe proteger como es la salud pública. Los buzos son trabajadores que ejercen una actividad profesional en el mar y son ellos los primeros en la responsabilidad de acatar las instrucciones que imparten las autoridades.
Al menos localmente las autoridades sanitarias han dado señales claras en torno a la necesidad de respetar la prohibición vigente en las zonas no autorizadas a objeto de combatir el riesgo de intoxicación en su origen y, de paso, contribuir a que ciertos pescadores se allanen a respetar las normas.