Necrológicas
EDITORIAL

Jornadas por la Rehabilitación

Por La Prensa Austral martes 20 de noviembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
141
Visitas

Si hay algo de lo cual los magallánicos nos sentimos orgullosos es de la gran obra que realiza el Club de Leones Cruz del Sur Punta Arenas a través de los centros de rehabilitación que operan en la zona. Amor, solidaridad, entrega y profesionalismo se conjugan para dar verdaderas oportunidades a quienes nacen con deformaciones o trastornos genéticos o, producto de un accidente o alguna enfermedad invalidante, sufren algún tipo de deterioro.

Gracias a ello han sido miles las personas, desde niños a adultos mayores, las que han podido contar con un tratamiento oportuno para superar inhabilidades físicas, logrando una restauración total o una mejoría notoria.

A lo largo de los años, la existencia de estos centros ha sido un verdadero solaz y la única mano de amparo que han podido asir cientos de familias de escasos recursos que han enfrentado dichas vicisitudes y que, claramente, sin la obra leonística habrían quedado en el absoluto desvalimiento. El esfuerzo de todos ha permitido recuperar cientos de sonrisas y aliviar la existencia de muchas personas.

Hoy, estamos a sólo días de que se lleven a cabo las Jornadas por la Rehabilitación, evento que tendrá este sábado 24 de noviembre su momento cúlmine en la tarea de recaudar más de 720 millones de pesos, recursos que permitirán financiar apenas el 20% de la operación de los centros que funcionaban bajo esta obra.

A través de las páginas de La Prensa Austral, hemos dado a conocer varias historias de personas que han logrado su rehabilitación trabajando con los profesionales de estos centros o que están en procesos recuperativos. Muchos de estos casos aleccionan que nadie está libre de sufrir algún accidente o una enfermedad que le afecte a tal grado que requiera de un tratamiento especializado.

Debemos contagiarnos con la sonrisa y el espíritu de Verenice Runín, joven deportista que vio truncado su camino a los 16 años por un cáncer óseo que le afectó un fémur. Hoy, sin embargo, está de pie gracias al Centro de Rehabilitación de Punta Arenas.

Más palabras parecen innecesarias.