Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
EDITORIAL

Juramento de la Bandera y valores militares

Por La Prensa Austral sábado 9 de julio del 2016

Compartir esta noticia
448
Visitas

El combate de La Concepción de 1882, en que 77 jóvenes chilenos del regimiento Chacabuco resistieron has-
ta la muerte durante dos días el ataque de dos mil soldados peruanos, es con-
siderado hasta hoy como uno de los episodios de mayor dramatismo en la historia militar de Chile.
Cada 9 y 10 de julio, los soldados conscriptos que cumplen su servicio militar y los oficiales, cabos y soldados de tropa profesional realizan el tradicional Juramento a la Bandera, en que se recuerda aquel hecho y se busca que, tras una larga reflexión sobre los valores y principios que allí estuvieron en juego, los jóvenes militares adscriban en forma consciente y voluntaria al compromiso de defender a los chilenos y su territorio.
Por eso, tanto por la gesta que lo inspiró como por el acto en sí mismo, el Juramento a la Bandera resulta una ceremonia emotiva y cómo no lo va a ser si, en el caso de Magallanes, 1.769 efectivos alzaron su voz para jurar, por Dios y por la bandera, “servir fielmente” a su patria hasta “rendir la vida si fuese necesario”.
Cuando existen un relativismo y un individualismo crecientes en nuestra sociedad y el gran fin de muchos es sólo acumular riquezas, tales principios y valores parecen obsoletos y/o fuera de lugar. Pero, en la construcción de una comunidad resultan fundamentales.
Sabida es la historia reciente, en que, en forma lamentable, el Ejército y las otras ramas de las Fuerzas Armadas se apartaron de aquel compromiso y lideraron una dictadura militar, viendo en los habitantes del país a su enemigo.
Desde entonces, se ha buscado transitar un camino para recuperar el respeto y la confianza ciudadana. En tal senda, resultan repudiables las conductas de algunos comandantes en jefe del Ejército, quienes están haciendo noticia por conductas absolutamente reñidas con los principios abrazados en su juventud.
Este año no puede existir peor contexto para el Juramento a la Bandera que los casos comentados. Pese a ello, parece importante confiar en que valores como honor, lealtad, entrega, valentía y respeto resurgirán con fuerza del compromiso de los nuevos soldados de la Patria.